Noticias

Obesidad canina: un problema en aumento

Aunque a simple vista los perros obesos pudieran resultar graciosos, la obesidad puede llegar a causar enfermedades de riesgo como osteoartritis, diabetes, problemas cardiovasculares e hipertensión, problemas para respirar, infecciones en la piel y complicaciones en caso de ser sometidos a cirugía, y lo más importante: ¡En la calidad de vida de tu mejor amigo!

En Estados Unidos, la obesidad canina es un problema que se ha incrementado en los últimos años. Actualmente, cerca de 17 millones de perros tienen sobrepeso u obesidad. Las causas principales de este fenómeno: demasiada comida y poco ejercicio.

Algunas razas como el labrador, Golden Retriever, Beagle y Cocker Spaniel son más propensas a ganar peso; así como las hembras y aquéllos que están en edad adulta.

Un perro obeso no necesariamente es un perro feliz. Si están muy pesados, pueden sentirse mal, tener dificultad para caminar, correr y jugar. Más aún, incluso evitan salir a recibirte a la puerta.

Para evitar la obesidad en tu perro, es necesario nutrirlo con una dieta balanceada. Recuerda que los perros necesitan estar activos para mantenerse en forma; lo ideal es que lo saques a caminar y juegues con él. Un juego tan sencillo como jugar con la pelota, les brindará a ambos ejercicio y diversión.

Como en cualquier padecimiento, es importante preguntar al médico veterinario cuál es la porción adecuada de comida para tu mascota y cuántas veces al día debe comer; en casas donde hay más de un perro, cada uno debe comer por separado su ración y en tiempos distintos. En la revisión de rutina, el médico veterinario podrá determinar si tu perro padece obesidad y cuál es el mejor tratamiento para ayudarle a llegar a su peso ideal.

Fuente: Pfizer

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close