Noticias

BP estudia colocar otra caja en pozo submarino

La empresa British Petroleum (BP) dijo ayer que estudia colocar una caja más pequeña sobre la principal fuga de petróleo en el golfo de México, tras el fracaso sufrido con la estructura de más de 100 toneladas que instaló esta semana.

La compañía anunció el sábado que la enorme estructura de cemento y acero de más de 12 metros de altura no había logrado transportar el petróleo tras almacenarlo en su interior debido a la formación de cristales de agua y gas en la zona superior de la caja.

BP planeaba trasladar el crudo desde esa caja contenedora hacia un barco petrolero en la superficie mediante una tubería instalada en la parte superior en forma de cúpula de la estructura rectangular. La empresa, operadora de una plataforma que explotó el 20 de abril y se hundió dos días después, confiaba en que la caja recogiera hasta 85% del crudo que fluye a las aguas del golfo de México con el consiguiente impacto económico y ecológico.

Las estimaciones oficiales calculan que el derrame ronda 800 mil litros diarios, más de 5 mil barriles de crudo.

Doug Suttles, director general de operaciones de BP, explicó ayer en declaraciones a los medios que la empresa considera ahora instalar una caja más pequeña sobre la principal fuga de crudo a unos mil 600 metros de profundidad. La petrolera cree que esa nueva estructura sería menos vulnerable ya que contendría menos agua.

BP había advertido esta semana que el principal riesgo era que el agua que entra en la caja se congelara y taponara el conducto de salida debido a las bajas temperaturas que se registran en las profundidades marinas.

“La gente está trabajando sin parar en las oficinas centrales de BP”, dijo ayer el almirante Thad Allen de la Guardia Costera estadounidense a la emisora National Public Radio.

La mancha, mientras tanto, avanza imparable a la costa tras tocar tierra el jueves en las islas Chandeleur, ubicadas en el estado de Louisiana y consideradas un tesoro ecológico.

En Dauphin Island, Alabama, una barrera de islas y centro vacacional lleno de bañistas de fin de semana, los visitantes hallaron el sábado bolas y gotas de alquitrán en las costas a lo largo de 800 metros de playa de arenas blancas y alertaron a los medios y autoridades. El derrame amenaza con ser un desastre ecológico para playas, refugios de vida natural y campos de pesca en Louisiana, Mississippi, Alabama y Florida. Además obligó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a replantearse planes para abrir más aguas a la perforación en busca de crudo.

El presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, dijo al diario británico Telegraph que podrían pasar semanas o meses antes de que el derrame esté bajo control. Hayward señaló que la compañía podría gastar 10 millones de dólares al día en los esfuerzos de limpieza.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close