Noticias

El mar, una modelo neoyorquina y un pescador…

El director Carlos Hagerman en una conversación con un colega de años, se encuentra con una historia fuera de lo común, que al principio se planteo como una ficción pero al investigar el cineasta decidió que debía ser un documental, pues las anécdotas no podían ser superadas por la ficción.

Vuelve a la vida” es un platillo donde se pueden combinar los ingredientes de manera personal, cada quién tiene su receta, las historias familiares son parecidas, cada familia puede aderezar con anécdotas, es así como Hilario Martínez Valdivia, mejor conocido como “El Perro Largo”, daba sabor a su vida.

Todo se inicia a mediados de los setenta, cuando Robin Sidney decide casarse con “El Perro Largo”, ella acompañada por su pequeño hijo John Grillo, cambia su vida como modelo para vivir con este pescador que es un personaje reconocido en el puerto de Acapulco, los familiares hablarán como un homenaje al patriarca familiar ya fallecido además que sirve de preámbulo para una biografía que prepara el cronista de aquel hermoso puerto. 

Para Carlos Hegerman es un proyecto que se llevó alrededor de cuatro años, que hizo reflexionar tanto a los personajes que el mismo John Grillo al recordar esa etapa de su vida en México y decide que sus hijas nacidas en Estados Unidos deben crecer en la tierra que lo adopto, dándole tanto, la grabación de la cinta fue suspendida mientras se grabó y edito el otro documental “Los que se quedan”.

Lo más interesante de la cinta es la forma en que se narra la vida de “El Perro Largo” con relatos de sus hijos, esposa, familiares y amigos, además de una dramatización de la cacería de un tiburón, aderezada con fotografías e imágenes de archivo en las cuales Hilario se encuentra con el  actor estadounidense Johnny Weissmuller, así como con los hermanos Kennedy.

Las anécdotas contadas por los que conocieron a Hilario son adornadas a veces con actuaciones, tocando lo gracioso, cuando narran las veces que tomaba y disparaba con su escopeta a la bahía, hasta lo místico, cuando narra uno de sus hijos que el espíritu “El Perro Largo” le juega bromas.

Una historia de una familia poco común en un puerto de ensueño, unas niñas a las cuales no les creían que su mamá fuera esa señora pelirroja y de ojos verdes, un niño güero pecoso, que era blanco de los innumerables apodos en una región donde predomina el color moreno de la piel.

Un documental que no cuenta con fecha de estreno comercial, pero que se espera tenga gran acogida en el Foro Internacional de la Cineteca Nacional. Una cinta hecha para un público, que si bien escaso y en vías de extinción, esta ávido de nuevas historias que no provengan de Hollywood ni de otra parte del mundo, esperando que se cree en México una manera de ver el mundo.  

Directo: Carlos Hagerman.

País: México, 2009.

Guión y Fotografía en Color: John Grillo.

Música: Conjunto Acapulco Tropical, Rigo Domínguez, Charles Gounod y Mariano Mercerón.

Edición: Valentina Leduc Navarro.

Testimonios de: Roberto Balderas, John Grillo, Rafaela Martínez, Robyn Sidney y Alejandro Martínez.

Producción: La Sombra del Guayabo, Foprocine, Carlos Hagerman, John Grillo. Duración: 72 mins.

Distribución: La Sombra del Guayabo. 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close