Noticias

La ley de la Intuición

Los líderes miran las cosas de manera diferente. Poseen la intuición del liderazgo que les informa qué hacer cual brújula interna para la toma de decisiones. Es una parte inseparable de lo que son.

Muchas personas necesitan tener todas sus preguntas contestadas antes de tomar una decisión, otros nos comparten que con el 40% o 60% de la información les basta para decidir apoyados en su experiencia e intuición. Hay deportistas que resuelven de manera intuitiva sus jugadas, de manera automática y poco racional saben qué hacer.

La intuición es el resultado de dos cosas:

La habilidad natural y las destrezas aprendidas. Es la capacidad de un líder de interpretar lo que está sucediendo. Los líderes son intérpretes. Ellos con ir un par de veces a la oficina y tener un par de reuniones ya pueden “oler” la actitud de las personas, la química del equipo, si las cosas marchan bien o van en descenso. No necesitan leer estadísticas o reportes, conocen la situación antes de tener todos los hechos. Tienen un punto de vista más amplio, mientras los empleados piensan en términos de días, semanas y meses, los líderes tienen una visión de años y décadas.

Los líderes siempre se encuentran unos pasos al frente de los demás, si no es así no están dirigiendo. La buena noticia es que se puede mejorar la intuición de Liderazgo. Entre menos talento natural de liderazgo tenga, mayor será su necesidad de obtener experiencia y de desarrollar aptitudes.

Estas pueden ayudarle a desarrollar patrones de pensamiento y los patrones de pensamiento pueden ser aprendidos.

Hay tres niveles principales de intuición:

1 – Los que comprenden el liderazgo naturalmente – Algunas personas nacen con dones excepcionales, aún desde niños actúan como líderes.

2 – Los que son cultivados para comprender el liderazgo – Tienen aptitudes adecuadas y si aceptan la enseñanza pueden desarrollar la intuición.

3 – Los que nunca comprenderán el liderazgo – Algunos no tienen ni una fibra de liderazgo y no tienen interés en adquirir las técnicas necesarias para dirigir. Usted no es esa clase de persona porque entonces nunca habría leído esta nota.

Desarrolle la intuición cambiando sus pensamientos.

En 1976 nace Apple en la cochera de Steve Jobs, quién se fue de su propia compañía casi 10 años después por diferencias con el consejo directivo.

Varios directivos fueron sucediendo a Steve Jobs pero ninguno pudo restablecer el éxito de Apple. En sus momentos de gloria llegó a vender el 14.6% de todas las computadoras de EUA y en 1997 solo llegó al 3,5%.

Apple buscó nuevamente el liderazgo de su fundador, Steve Jobs. Tomó medidas inmediatas. Sabía que debía cambiar el liderazgo y eso tiene que ver con personas, cambió a todos sus directivos excepto a dos, eliminó el 70% de los proyectos de Apple y firmó un acuerdo con su archi-enemigo

Bill Gates por disputas que tenían por propiedad intelectual. En muy poco tiempo su liderazgo de intuición llevo a que sus acciones subieron 33% y recobraron el prestigio que habían sabido tener. En el 2001 Steve Jobs dedico 100% de su tiempo en el desarrollo del iPod gracias a su liderazgo de intuición. En el 2002 habían vendido más de 10 millones de iPods y al final del 2005 tenía el 75% del mercado mundial de reproductores digitalesde música.

La historia de Jobs es un recordatorio de que el liderazgo es realmente más arte que ciencia.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close