Noticias

Chiapas, ejemplo mundial en generación de biocombustibles

El proyecto de generación de biocombustibles es una realidad y Chiapas es ejemplo para el mundo, con lo que se garantiza la conservación ambiental y la rentabilidad del campo, afirmó Salím Rodríguez Salomón, director del Instituto de Reconversión Productiva y Agricultura Tropical (IRPAT).

Son tres plantas procesadoras de biocombustibles ubicadas en el estado: una de ellas ya opera en Tuxtla Gutiérrez, la otra está en periodo de pruebas en Puerto Chiapas en el municipio de Tapachula, y la última en vías de instalación, todas a diario podrán producir hasta 30 mil litros de biodiesel.

La planta más grande, de 20 mil litros que acaba de llegar a Chiapas, cuenta con una alta tecnología, tanques de reacción, de esterificación, de purificación y separador de glicerina, todo en forma automatizada.

Los autobuses del servicio público en la capital chiapaneca utilizan una mezcla B-5 para circular y es de la planta ubicada en “La Chacona” donde se obtienen 2 mil litros diarios, principalmente a base de aceites usados, con lo que se demuestra la rentabilidad de la producción y el cuidado del ambiente al disminuir la emisión de contaminantes.

Con la infraestructura actual se puede obtener el producto a base de jatropha curcas -piñón-, higuerilla, palma africana, aceite comestible usado y hasta de cebo de ganado, siendo las primeras que operan en el país; y con ello se está cerrando el círculo que pone al estado a la vanguardia desde la producción de la materia prima hasta la industrialización.

La que está en proceso de pruebas tiene capacidad de 8 mil litros y la que acaba de ser desempacada, con tecnología inglesa, de 20 mil litros, se instalará en Puerto Chiapas, instalaciones que funcionará también el Centro de Investigación y Tecnología para la Producción de Biocombustible, desde la cual se desarrollará el conocimiento en esa materia.

Enmarcado en el Programa Mesoamericano de Biocombustibles, en la entidad se tienen los mayores avances en el cultivo de jatropha curcas -piñón- con 10 mil hectáreas, aparte de que existen más de 20 mil hectáreas de palma en producción y 25 mil nuevas que se han sembrado en tres años.

La disposición de las autoridades es que no se utilicen productos comestibles para la elaboración de biodiesel, tomando en consideración que la alimentación es una de las prioridades, el proyecto de biocombustibles es coordinado con la Corporación Colombiana de Investigación Atropecuaria (Corpoica).

La instalación de las plantas se da en el marco del impulso a la Ley de Promoción al Desarrollo de los Bioenergéticos; y en ese sentido, se impulsa la producción de la materia prima, entre ellos el piñón, en cuya actividad participan unos tres mil productores integrados en 20 sociedades cooperativas en la entidad.

Mientras los cultivos de jatropha entran en una producción normal, las plantas procesadoras en Puerto Chiapas operarán con aceite de palma, siendo la Costa y Soconusco donde existen las mayores extensiones sembradas de la misma y una determinación de productores de integrarse a esa actividad, reconvirtiendo sus tierras ganaderas.

El piñón es una especie originaria del estado y sus semillas tienen un alto contenido de aceites no alimenticio, lo que lo hace ideal para su explotación energética, además que el biodiesel que se produzca ya tiene asegurado el mercado con el transporte público en Tuxtla Gutiérrez y Tapachula.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close