Noticias

Limpios, pero…

Limpios de pecado y, mejor aún, de sustancias pecaminosas… Los cinco jugadores mexicanos implicados en el dopaje han reforzado su defensa para quedar libres del riesgo de cualquier sanción y ahora aguardarán la resolución de la Concacaf respecto de su participación en lo que resta de la edición 2011 de la Copa de Oro.

En coincidencia con el resultado “negativo” que arrojó ayer la segunda prueba, efectuada el pasado viernes 10 de junio en el Laboratorio de la UCLA, la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) publicó anoche —en su portal de internet— un escueto comunicado en el que observó que Antonio Naelson Sinha, Francisco Javier Maza Rodríguez, Guillermo Ochoa, Édgar Dueñas y Christian Hobbit Bermúdez, no registraron clembuterol en su organismo, circunstancia que no los exime aún de sanciones ni los acredita para ser reactivados en el torneo. Todos ellos continúan en calidad de inhabilitados.

El procedimiento anunciado por la Femexfut indica que los futbolistas mencionados aguardarán hasta mañana, como fecha límite, a la espera de que las autoridades del Laboratorio de la UCLA efectúen la apertura de las pruebas B correspondientes a la muestra del 21 de mayo.

En paralelo, la Femexfut evitará proporcionar información adicional hasta la conclusión del procedimiento, iniciado ya por la Comisión Disciplinaria.

Asimismo, una vez resuelta la apertura de las pruebas B y ya con todos los elementos en la mano, la Concacaf podrá resolver, en coincidencia con el organismo disciplinario, las medidas a seguir; entre ellas, la probable exención de sanciones y el estatus de los implicados en la competencia en curso, así como la probabilidad de que México recurra a otros jugadores, en caso de que éstos no sean habilitados por el organismo rector del futbol en la región.

“Eso confirma que fue una contaminación de algo, de la carne, del pollo. Fue un accidente provocado por algún alimento”, opinó el doctor Roberto Rodríguez, médico de los Pumas.

“Me da gusto [que las pruebas en cuestión hayan salido negativas], porque estamos convencidos de que fue un accidente y es lo que les pasó a estos muchachos”, resaltó Rodríguez.

Por su parte, Alfonso Díaz, jefe de los servicios médicos del América, dijo que “en realidad para fines prácticos, la prueba válida es la B”, la cual aún no ha sido abierta, pero el resultado de los nuevos análisis pueden servir para sustentar la tesis de que el clembuterol fue adquirido por la ingesta de carne.

“Lo que demuestra este examen es que no existe el clembuterol en su organismo. Lógicamente puede servir para determinar que la sustancia fue ingerida por alimentos, porque ya no se encuentra entre el organismo en este momento”, añadió el doctor Díaz. “Es la prueba indirecta que apoya la tesis de los alimentos”, concluyó.

Lo más importante para los futbolistas será que su imagen quede limpia y sean rehabilitados, amén de si pueden regresar o no a la Copa de Oro.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close