Noticias

Las aguas termales una opción del turismo médico

 

Si de salud se trata el turismo ofrece  distracción, divertimento,  ocio, y tratamiento físico. Con técnicas terapéuticas especiales en lugares naturales de la República Mexicana,   el turista puede conseguir el bienestar mental  o simplemente desestresarse y equilibrar su salud.

El turismo médico surgió, pues como una nueva disciplina que combina la hidrología médica –como parte de las ciencias naturales que trata las enfermedades  con el  agua-, aceptada como medicina complementaria por la Organización Mundial de la Salud.

La Secretaría de Turismo capitalino,  señaló  que se prevé la captación del 5% de turismo médico internacional en 2012, con lo que se potenciaría a nivel mundial.

En ese sentido, puntualizó, un aspecto preponderante, es que, el turismo médico es un segmento  que permite utilizar la capacidad instalada de turismo, salud y servicios relacionados en beneficios de la población en general.

Otro aspecto importante del paciente, refirió Arnau Ávila, es la búsqueda  de tratamientos médicos de calidad a menores costos.  El precio es un factor que determina la elección de un destino. “La Ciudad de México tiene la infraestructura hospitalaria, recursos humanos calificados y servicios de salud, a la altura de los mejores del mundo”, comentó.

Para México, el mercado natural son el estadounidense y el europeo.  El universo potencial de turistas que viajan con este objetivo sólo en Estados Unidos asciende a casi 45 millones de personas que no cuentan con seguro médico, y otros 30 millones tienen una cobertura médica deficiente, agregó.

Así, un sitio donde el turista puede disfrutar de estas opciones alternativas es el Parque Acuático Ecológico Tlacotlapilco A.C., ubicado en lo que fue la zona de recreo y esparcimiento de la comunidad.

 Se trata de un predio de naturaleza con una superficie aproximada de diez hectáreas, entre cuyos servicios básicos cuenta con áreas verdes, campamento y campismo, albercas, chapoteadero, tienda de artesanías, gastronomía típica, personal médico y un SPA.

Las aguas que alimentan el lugar nacen a una distancia de dos km –se dice que desde 45 años atrás- en el margen derecho del río Tula, antes llamado río Moctezuma en Hidalgo, son de origen volcánico y se consideran como termales por su temperatura, entre 40° a 45° C.

Son múltiples los beneficios de las aguas termales; de acuerdo con un análisis químico a una muestra del manantial que alimenta al parque, contienen calcio, fierro, magnesio, potasio, fluoruros, aluminio, bario, níquel, zinc, sodio, silicio y sílice.

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close