Noticias

Cuatro décadas sin el Rey Lagarto

Magia, revolución y arte son algunos de los sustantivos presentes en las frases  de libertad del Rey Lagarto; un hombre lleno de incógnitas, de preguntas, de deseos y quizás también de miedos, como lo expresa en su frase: “La sociedad es una flor carnívora.”

 Hoy después de cuarenta años de su muerte, no es posible decir la causa. La versión oficial dice que murió en la bañera de su casa de París a causa de un paro cardíaco el 3 de julio de 1971 y otros aseguran que en realidad, Jim Morrison murió de una sobredosis de heroína en los baños del club parisino Rock and Roll Circus.

 Verdad o ficción, ambas versiones hacen del Rey Lagarto un ícono del rock y un ídolo de la música de la época que abandonó y de la que hoy lo recuerda con canciones como: “Love me two times”, “People are strange” o “Light  my fire” por mencionar algunas.

Artículos relacionados

 Su muerte se unió a la triste  y escandalosa lista de músicos muertos a los 27 años de edad en la que ya estaban escritos los nombres de Robert Johnson, Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin y que, posteriormente, ampliaría Kurt Cobain.

 Entender a un hombre que estuvo al filo de la ley, todo el tiempo, por su comportamiento con el alcohol y sus arrestos es atrevido. Por ello sólo mencionaremos algunos  que reportan  las revistas de rock.

 La primera detención la sufrió en su lugar de origen Tallahassee, Florida, el 20 de septiembre de 1963, cuando tenía 19 años. Los cargos fueron romper la paz social y embriaguez  pública. Algunas horas en prisión, fichado en el Estado de Florida y pocas cosas más fueron las consecuencias.

  “Me gusta el Alcohol porque puedes conseguirlo en la tienda de abajo de tu casa sin mayor problema, nunca me gusto el asunto de los camellos, por eso me gusta más el alcohol que cualquier otra droga” Jim Morrison 1969, Rolling Stone.

 La cuarta y más sonada detención fue en el Dinner Key Auditorium, en Coconut Grove, Miami, Florida el 1 de marzo de 1969, cuando  llegó borracho al concierto y empezó a hablar entre canción y canción; ocasión en la que supuestamente se “masturbo”

 Sin embargo, en el concierto no sucedió nada. Al día siguiente los Doors se fueron de vacaciones, pero Jim Morrison se entregó al F.B.I. de Los Angeles, California el 4 de abril de 1969.

El 9 de noviembre de 1969 entró  a un juicio por  el estado de Miami por EL DELITO MAYOR DE COMPORTAMIENTO LASCIVO Y LUJURIOSO y  por LOS DELITOS MENORES DE BLASFEMIA, EXPOSICIÓN PÚBLICA Y EBRIEDAD EN PUBLICO, el juicio no empezó hasta el 12 de agosto de 1970.

 El 20 de septiembre de 1970 Jim Morrison fue hallado culpable en LOS DELITOS MENORES DE EXPOSICIÓN PÚBLICA Y BLASFEMIA, y fue citado para el día 30 de octubre de 1970 para sentencia. Sin embargo, fue dejado en libertad bajo una fianza de 50.000 dólares.

El día 30 de octubre fue condenado a seis meses de trabajos forzados y a una multa de 500 dólares por EXPOSICIÓN PÚBLICA, y a 60 días de trabajos forzados por BLASFEMIA.

Cumpliría como mínimo dos meses y podría salir bajo libertad condicional, la cual   duraría dos años y cuatro meses. Jim Morrison apeló y quedo libre hasta el nuevo juicio bajo una fianza de 50.000 dólares.

 

Pero antes de resolver su problema legal el Rey Lagarto fue encontrado muerto.

 

Posiblemente sus arrestos sólo respondían a su curiosidad como él expresaba:

 

“Tan solo estaba explorando los límites de la realidad. Tenía curiosidad por ver qué pasaría. Eso era todo: simple curiosidad” Jim Morrison

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button