Noticias

Crédito no bancario

Cuando pensamos en crédito a veces damos por sentado que se trata de un crédito bancario. Pero no sólo las instituciones bancarias ofrecen y otorgan crédito.

Los créditos no bancarios más comunes pueden ser los de las tiendas departamentales o las de autoservicio (ambos implican la emisión de un plástico que se presenta a la hora de realizar la compra), los prendarios (casas de empeño) o -más recientemente- los microcréditos (microfinancieras).

Existen asimismo instituciones que brindan créditos hipotecarios o automotrices y que -al no captar recursos del público- no hacen banca, sino que sólo se dedican a colocar y recuperar el financiamiento otorgado.

Tener un plástico de una tienda departamental no significa que estemos obligados a realizar todas  nuestras compras ahí. Esas tarjetas funcionan exactamente igual (aunque a veces sus intereses son mucho mayores) que las bancarias. De modo que lo mejor es usarlas responsablemente y no pretender utilizar todo el financiamiento disponible, ni permitirnos que los pequeños gustos se conviertan en grandes problemas.

En cuanto a los microcréditos, también son una opción muy focalizada. En este tipo de financiamiento se otorgan sumas relativamente pequeñas.

En cualquiera de sus presentaciones, el crédito debe ser un instrumento que nos permita el manejo adecuado de nuestros recursos para conseguir la calidad de vida que queremos.

El crédito -bancario o no bancario- es una herramienta, no tiene por qué ser diferente en el segundo caso.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close