Noticias

Negocio

La celosa esposa de un hombre de negocios, que suele viajar frecuentemente al exterior con su joven y bella secretaria, contrata, devorada ya por las sospechas, a un carísimo detective privado para que los siga de cerca.

 

«Apenas sepa algo, comuníquemelo a mí e-mail», le dice la mujer al detective.

 

A los dos días, su esposo vuelve a viajar con la secretaria, y el detective sale detrás de ellos.

 

Pasan 24 horas, y la esposa recibe un e-mail del detective con una sola palabra: «NEGOCIO».

 

La mujer se enfurece.

 

« ¿Para esto contraté un detective? ¡Ya sé que viajaron por negocios!», piensa.

 

Al día siguiente, y al otro, otros dos e-mails con esa única palabra: «NEGOCIO».

 

Cada vez más enojada, la esposa espera el regreso del detective, y cuando lo tiene enfrente le grita:

 

« ¿Usted piensa que yo le pagué esa cantidad de dinero para que me diga lo que yo ya sabía?».

 

Calmado, el detective le explica:

 

«Señora, un e-mail es un método poco seguro.

 

Cualquiera puede acceder a él. Por esa razón, yo le mandé mensajes en clave. Lo único que debía hacer usted era leer la palabra… al revés».

 

NEGOCIO

 

OICOGEN

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close