Noticias

Sin Mexicana bajaron los precios

Después de un año sin Mexicana, existen una serie de datos que muestran lo positivo de su salida, para los consumidores y los competidores.

El precio promedio por viaje sencillo en pesos constantes en el periodo enero-mayo de 2009 en la ruta México a Los Ángeles era de mil 862 pesos. En ese entonces la ruta era servida por Aeroméxico, Alaska Airlines, United y Mexicana. Un año después, en 2010, el incremento en el precio fue de 19 por ciento. El boleto costaba 2 mil 223 pesos.

Pero ya este año, sin Mexicana en el escenario, y con la entrada de Volaris en esa ruta, los precios cayeron 7 por ciento y el boleto promedió 2 mil 057 pesos.

Lo mismo ocurrió con la ruta Cancún a Miami. Entre 2009 y 2010 el incremento en precio fue de 43 por ciento. En mayo de 2010 cada boleto en esa ruta promedió 3 mil 609 pesos. No obstante, Mexicana salió y entró Aeroméxico, que más eficientemente promedió con American Airlines un precio por boleto de 2 mil 896 pesos, 20 por ciento menos.

En destinos nacionales ocurrió lo mismo: entre 2009 y 2010 el incremento en precio fue de 28 por ciento. La ruta la servían Aeroméxico, Click, Interjet y Mexicana y cobraban mil 587 pesos el año pasado en promedio. No obstante, este año, ya sin Mexicana y sin Click, el precio promedio cayó a mil 313 pesos, pero incluyó nuevas líneas: Magnicharters, Vivaerobús o Aeroméxico Connect.

Prácticamente todo el mercado que atendía Mexicana está cubierto a un año de su salida de los cielos. En rutas nacionales la cobertura ya es total. En rutas internacionales quedan algunos destinos que ninguna línea ha solicitado atender a la fecha: Morelia a Chicago o Zacatecas hacia Oakland, son dos ejemplos.

La productividad de las líneas aéreas ha subido significativamente.

Por ejemplo, la razón de pasajeros atendidos por cada empleado se elevó de mil 100 individuos a mil 400; es decir, creció a una tasa compuesta anual promedio de 2.4 por ciento en la última década. En el mundo cada trabajador aéreo atiende a mil 355 pasajeros; o sea, estamos por arriba del promedio.

Fuente: Milenio

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button