Noticias

Retrospectiva de Nicolás Philibert en la Cineteca Nacional

 

El director francés Nicolás Philibert se presentó en la Cineteca Nacional para inaugurar la retrospectiva de su obra que organiza 5ta edición del Festival de la Memoria: Encuentro de Cine Documental Iberoamericano,  La ciudad Louvre (La ville Louvreel, 1990) el fue la cinta que inauguró el ciclo en la Cineteca Nacional este jueves 28 de septiembre de 2011.

El Festival de la Memoria se celebra en Tepoztlán, Morelos del 24 de septiembre al 2 de octubre, presenta en la Cineteca Nacional del Conaculta la Retrospectiva Nicolás Philibert, el cual empezó con dos malas noticias por parte de Nicolás Philibert; una que seis cineastas fueron detenidos en Irán dos de los cuales tienen prohibido escribir en contra del gobierno iraní y tiene pendiente un juicio, la otra noticia fue que el gobiernote Pamplona quitó su apoyo al Festival Punto de Vista, Philibert calificó al evento cinematográfico como “muy bonito”, destacó que no era un festival de “Champagne y alfombra roja” pero “te hacia reflexionar”.

La Retrospectiva del director galo que fue influenciado por el pensamiento filosófico de autores como Michel Foucault, se presentará en la Cineteca Nacional del 29 al 6 de octubre y está conformada por siete documentales en 35 milímetros.    

Después de las malas noticias Nicolás Philibert se dedico hablar del documental La ciudad Louvre cual surgió cuando se remodeló el Museo de Louver en 1988, donde se colocó la emblemática pirámide de cristal, se instalaron restaurantes y se cambió la forma en que circulaban los visitantes.

Los conservadores de pintura decidieron exponer al público unas obras realmente grandes, que tenían de las bodegas las cuales no habían salido desde la 2ª Guerra Mundial, estas pinturas estaban en rollos de doce metros de largo, por lo que sería difícil sacarlas, los conservadores pensaron que sería interesante filmar el proceso y por ello contrataron a Philibert.

Cuando llego el director a su casa y revisar las cintas, descubrió “el museo tras bastidores” y le sorprendió, regresó al día siguiente, como se dio cuenta por donde pasaban los obreros se coló con ellos fue así como grabaron tres semanas sin autorización.

Después de las tres semanas Philibert se dio cuenta que la filmación resultaba muy cara, así que buscó financiamiento y con apoyo del director del Museo Louvre, continuaron el proyecto del cual surgió el documental La ciudad Louvre.

Tras la película Nicolás Philibert dialogó con el público, donde destacó la pregunta de Nelson Carro director de programación de la Cineteca Nacional que acompañó al realizador, quién destacó el trabajo de puesta en escena del documental, el director respondió que a veces no tenían nada previsto, “es un crimen sin premeditación”, pero confesó que en una escena donde los bomberos auxilian a una persona en el museo fue una “escena sugerida”,  además que aprovecho el momento para grabar desde el punto de vista subjetivo de la persona el techo del recinto.

El director explicó que grabar sin autorización fue lo mejor, describió su trabajo en el museo como “el placer de ver gente que ama lo que hace”, en referencia  a todos los trabajares del museo desde los cargadores hasta los conservadores y curadores, es “la película de la gente que trabaja ahí” aseguró. Para el director la manera de cómo ocupan los trabajadores el museo es una metáfora  de la “pirámide social”.

Para finalizar el director galo dijo “no hay que hacer documentales con un sujeto… el tema es un pretexto para hacer películas”, recalcó “no hacer un documental para hacer un discurso, hacerlo para hacer reflexionar”.

La Retrospectiva Nicolás Philibert, estará compuesta por; El país de los sordos (Le pays des sourds, 1992), Un animal, animales (Un animal, des animaux, 1996), Las cosas más pequeñas (La moindre des choses, 1997), Ser y tener (Être et avoir, 2002), Regreso a Normandía (Retour en Normandie, 2007) y Nénette (Nénette, 2010).

La filmografía de Nicolás Philibert no se limita a estos siete largometrajes seleccionados para la retrospectiva; si bien son los más representativos de su obra, ésta abarca más de una docena de filmes, entre los que destacan: ¿Quién sabe? (1998),  La voz de su amo (1978), Trilogía para un hombre solo (1988), Christophe (1985), El come-back de baquet (1988), y ¡Dale, Lapébie! (1988). En conjunto, sus documentales reflejan el interés del realizador en las estructuras de poder contenidas en las relaciones humanas, así como el manejo de los símbolos y el lenguaje como formas de comunicación histórica y social, temáticas que se han convertido en una constante de sus películas.

Aunque Nicolas Philibert inició su carrera fílmica a mediados de los años setenta, como asistente de dirección  en el inusitado filme de ficción Moi, Pierre Rivière, ayant égorgé ma mère, ma sœur et mon frère, de René Allio, su labor como cineasta tuvo un viraje dramático pocos años más tarde, cuando a partir de 1978, después de haber trabajado con directores como Claude Goretta o Alain Tanner,  se dedicó de lleno a la realización de cine documental, un género que desde entonces lo ha llevado a ser mundialmente reconocido. Películas como Las cosas más pequeñas (1997) o el multipremiado Ser y tener, considerado como uno de los mejores documentales de la década pasada, son algunos de los trabajos más destacados en su filmografía.

Nicolas Philibert, originario de la pequeña ciudad de Nancy, al noroeste de Francia, realizó estudios en filosofía antes de entrar en el mundo del cine. Influenciado por el pensamiento filosófico de autores como Michel Foucault, su obra, realizada en distintos lugares de Francia a lo largo de los últimos veinte años, refleja su gran interés por las estructuras de poder contenidas en las relaciones humanas, así como el manejo de los símbolos y el lenguaje como formas de comunicación histórica y social.

Cercano al enfoque teórico de cineastas como Alain Resnais, Chris Marker o Georges Franju, exponentes de la vanguardia cinematográfica en la no ficción francesa de los años cincuenta y sesenta, el cine de Philibert combina estilos y estéticas provenientes del cinéma vérité, el cine directo o el cine observacional, movimientos paradigmáticos para un documental contemporáneo surgido de la experimentación y la búsqueda antropológica.

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button