Noticias

Se presenta en la revista “Casa de las Américas” debate sobre el racismo y la discriminación en Cuba.

Lo que creíamos ya olvidado y superado nos damos cuenta que es sólo un engaño. Cuba sigue teniendo racismo y discriminación, pero ahora es maquillado e hipócrita pues sólo las personas discriminadas son las que primero se dan cuenta de esta injusticia e ignorancia de las personas que cometen está clase de discriminación.

Si bien la discriminación ya no consiste en las formas arcaicas en que antes se practicaba, en una discriminación cínica de obtener más ó menos derechos dependiendo del color de piel. Ahora la discriminación se ve en el mercado laboral, las personas sufran discriminación al no encontrar trabajo, en profesiones como agentes en empresas turísticas o en medios del espectáculo como teatro, cine y televisión.

El número está dedicado a la herencia africana a Cuba, y esto dio paso al debate sobre la discriminación y el apoyo que el presidente Raúl Castro mostró ante este tema reabriendo una denuncia a l insuficiente avance para la erradicación de este problema.

Barnet y Martínez Heredia subrayaron que la revolución estableció un marco legal sobre el cual surgió una política de equidad para la población. Pero, entre otras causas de la pervivencia del racismo, apuntaron a la línea oficial de unidad nacional ante a Estados Unidos, que frenó la discusión de diversidades sociales.

Esto que no parecía tener serías consecuencias, pero a medida que pasaron los años se hizo evidente posponer este tipo de debates de significación popular. El poeta Barnet apuntó con focos rojos la persistencia de patrones discriminatorios hacia negros y mestizos en el radio y la televisión; la falta de una agenda nacional y la informalidad o del debate sobre este punto.

El tema está sobre la mesa ya que las personas discriminadas representan un gran porcentaje de la población, y esto se ha dado a notar más radicalmente desde que la población menos favorecida haya sufrido los mayores estragos de la crisis de los 90’s.

Según el último censo (2002) realizado en el país, 65 por ciento de la población cubana es blanca, 24 por ciento mulata o mestiza y 10 por ciento negra. Por lo que la población discriminada es del 35%

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close