Noticias

El chile Habanero cumple tres años de contar con la Denominación de Origen

 

Tras varios años de gestión de los productores y autoridades de la Península de Yucatán, el 10 de octubre de 2008 se logró que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial publicara la Declaratoria General de Protección de la Denominación de Origen al Chile Habanero de Yucatán.

El chile habanero, “oro anaranjado de Yucatán”, se suma a otros productos como el tequila (1977), el mezcal, el ámbar de Chiapas (2000), el café Veracruz (2000), la talavera de Puebla (1997), Olinalá (1994), bacanora (2000), soto charanda (2003) y mango ataulfo (2003) que ya cuentan con este beneficio.

Artículos relacionados

La acreditación fue resultado del esfuerzo de los gobiernos de Quintana Roo, Campeche y Yucatán, así como de industriales y productores de chile habanero encabezados por el Presidente del Sistema Producto de Chile Habanero de Yucatán, Juan Carlos Ledón Vadillo.

“Mayapán”, el detonante

La contribución del INIFAP ha sido fundamental para hacer del chile habanero un producto que por su sabor especial, aroma típico, elevado picor (pungencia) larga vida de anaquel y atractivo color naranja, el chile habanero (Capsicum chinense Jacq) es considerado el chile más picante del mundo.

Durante varios años, el INIFAP mediante el Centro de Investigación Regional del Sureste (CIRSE) ha desarrollado nuevas variedades a través del mejoramiento genético. Tan sólo en enero de este año, el Director del INIFAP, Dr. Pedro Brajcich Gallegos, entregó al gobierno del Estado de Yucatán, una nueva variedad de la especie, denominada “Mayapán”.

La variedad de chile habanero “Mayapán”, como emblema de su origen maya, fue obtenida a través de la selección y cruzamientos de las variedades criollas. Ofrece mayor rendimiento, es -superior a las 35 toneladas por hectárea-, y es tolerante a plagas y enfermedades. También presenta características propias de picor, sabor, olor y forma, entre otras, lo que hace de este cultivo un símbolo e identidad cultural del estado.

Estudios realizados por varios años, considerando que la generación de una variedad de semilla dura alrededor de quince años, fueron el respaldo para conseguir la certificación de la Marca Colectiva Chile Habanero de Yucatán, la cual representó la antesala para lograr la denominación de origen.

Los investigadores del INIFAP que participaron en la generación de tecnologías para la mejora de semillas fueron MC. Roberto Dzib Echeverría, MC. Jorge Trujillo, MC. José de la Cruz Tun Dzul, MC. Felipe Santamaría Basulto, Dr. Raúl Díaz y MC. Wilson Avilés, éste último en la gráfica

El “oro anaranjado de México” para el mundo.

La denominación de Origen para el Chile Habanero, que también buscaron los gobiernos de China, Corea y España, es el registro oficial de un producto en el cual se establecen características como la situación geográfica, condiciones climáticas y particulares que lo crean como único, en comparación con otros similares, señala el artículo 156 de la ley de la Propiedad Industrial Mexicana.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button