Noticias

Cierra Pearl Jam gira mundial en México.

 

 

Con un éxito rotundo la banda originaria de Seattle y uno de los pilares principales en la historia del grunge, Pearl Jam  cerró en la capital mexicana su gira PJ20, con la que festejó sus dos décadas de existencia.

 tuvieron que pasar poco más de cinco años para que el grupo pudiera regresar al país y en esta  ocasión el Foso Sol fue cómplice de su tercera visita; en la cual interpretaron 32 canciones ante más de 50 mil almas.

 Con un setlist diferente a los que habían estado interpretando a lo largo de su gira mundial, en esta ocasión y llenos de energía empezaron con Release Me, Last Exist, y Corduroy; canciones de sus primeros sellos discográficos.

 No pudieron faltar canciones como Severed, Given to fly, Small Town, Faithful, en lo que pintaba para ser una noche dedicada a sus fans, Even Flow elevó las expectativas que indudablemente sería una majestuosa velada, en la cual los asistentes recordarían aquella época dorada de las camisas a cuadro de franela.

 Setting Forth del proyecto solista de Vedder, Red Mosquito, fueron el parteaguas para que Vedder y compañía interpretaran uno de sus clásicos, Daughter, que fue cantada al unísono de las almas que estaban en la fría noche del jueves en el Foro Sol.

 Ya con un público embelesado por el viaje a los noventas que estaba regalando Pearl Jam, se escucharon los primeros acordes de Nothingman, seguida de una de sus canciones clásicas, Betterman y finalmente Porch fue ejecutada mientras una bandera mexicana ondeaba en el escenario, fue así como se despidieron para irse al primer encore de la noche.

 Eddie Vedder, Mike McCready, Stone Gossard, Jeff Ament y Matt Cameron regresaron nuevamente al escenario para interpretar de modo acústico Just Beath que fue dedicada a una pareja de sus staff.

 Temas  como Goes, Do the Evolution y Black energizaron doblemente a los asistentes del reciento. Con un Eddie Vedder emocionado por el ya conocido caluroso recibimiento mexicano dio pie a ejecutar The Fixer y Jeremy fueron de las elegidas para irse a un segundo y último encoré.

 La velada musical terminaría con sello de oro, y luego de casi tres horas los acordes de Olé retumbaron animando aún más el espíritu de los asistentes, Last Kiss, Alive tenían ya enloquecidos a los fanáticos de Pearl Jam,  pero fue justo cuando los acordes de Rockin’ in the Free World original de Neil Young, el foro parecía estar en sintonía y es que con luces encendidas, se dio un vistoso espectáculo llenado el cielo de vasos de cartón lanzados de un lado a otro.

 Un insistente Eddie Vedder dijo  que esta era la última noche de su gira, también amenazó en que  “nos veremos en la próxima ocasión”, no sin antes escuchar Yellow Led Better, para afirmar que son una muestra viviente que el grunge aún vive.

 

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close