Noticias

Estudiantes politécnicos elaboran atole para combatir desnutrición.

La grave desnutrición que padecen los niños en México, particularmente en las zonas marginadas, impulsaron a Zayra Estela Herrera Rizo y Apolo Heriberto Linares Estrada, estudiantes de la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA), Unidad Santo Tomás, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), a crear una empresa dedicada a elaborar un atole instantáneo altamente nutritivo a base de amaranto.

 

       Con su proyecto Atole contra Desnutrición, los estudiantes, quienes cursan el octavo semestre de la carrera de Contador Público, obtuvieron el tercer lugar en la primera edición del Premio a la Innovación Emprendedora 2011, convocado por el Politécnico a través del Centro de Incubación de Empresas de Base Tecnológica (CIEBT), en colaboración con el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal (ICyTDF).

 

       “Se trata de un producto altamente nutritivo elaborado a base de amaranto, el cual posee aproximadamente 16 por ciento de proteína, porcentaje más alto que el de los cereales tradicionales como el maíz, arroz o trigo y que se puede consumir al momento”, informó Linares Estrada.

 

Dijo que la semilla de amaranto contiene un excelente balance de aminoácidos y un abundante contenido de lisina, esencial para la síntesis de proteína así como para el metabolismo de los carbohidratos y los ácidos grados. “Su valor nutricional es sólo comparable al de la leche, lo que hace de este producto un alimento ideal para los niños”, aclaró el estudiante politécnico.

 

Para su preparación, sólo basta añadir agua caliente para consumir al instante el producto cien por ciento natural, sin conservadores y endulzado con un mínimo de azúcar, por lo que su consumo es recomendado para toda la familia, pero particularmente para los niños a quienes ofrecen los sabores natural, chocolate y fresa.

 

Herrera Rizo detalló que Fibratole también se puede preparar en frío como malteada o frapé, “con lo que romperíamos con el paradigma de que el atole se debe consumir caliente, incluso cuando se deja en refrigeración por espacio de 45 minutos obtenemos un especie de natilla, tipo flan, que se puede ingerir como un postre, que en lugar de engordarlos los va a nutrir”.

 

Los emprendedores politécnicos utilizarán los recursos financieros que obtuvieron con su premio para invertir en su negocio, en tanto, aprovecharán la beca destinada a la cobertura total de los servicios de incubación que ofrece el Politécnico, a través de su Centro de Incubación de Empresas de Base Tecnológica (CIEBT), para consolidar la marca y la formulación de este producto, que ya se encuentran en proceso de patente.

 

Herrera Rizo y Linares Estrada auguran un negocio muy rentable porque no existe un producto igual en el mercado: instantáneo y con tantas cualidades nutritivas. “Nosotros nos asesoramos con especialistas de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) para la formulación del producto, pero nuestro fuerte realmente es la parte administrativa, incluso pretendemos ofrecer una línea de productos deslactosados, para quienes son intolerantes a la lactosa y puedan disfrutar los beneficios de este atole”, manifestaron.

 

Los estudiantes de la ESCA Santo Tomás consideraron necesario retomar algunos aspectos de la sana alimentación prehispánica. “En este tiempo todos hablan de mejorar la calidad de vida, con productos y enseres externos, pero lo que nosotros pretendemos es contribuir a la construcción de una verdadera calidad de vida desde la alimentación a un bajo costo”, finalizaron.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close