Noticias

La Llave a la Felicidad y los que tus Abuelos Saben de ello.

1. La Felicidad es un camino. Para iniciar la búsqueda de la felicidad hay que reconocer que no es un destino sino un camino a Seguir. La gente suele pensar que si encuentra la combinación correcta de factores externos, pueden encontrar la felicidad. Compran un montón de cosas nuevas, viajan a lugares interesantes, comen, toman, se drogan, o buscan a “alguien perfecto” que piensan que los va a hacer felices. La mayoría de ellos simplemente busca cambiar su estado emocional con objetos externos o acciones. Desafortunadamente, el ser humano no funciona de esa manera. Por lo general, cuando buscas la felicidad fuera de ti mismo, ésta termina siendo temporal. Puedes ser feliz al principio con tu nuevo auto, pero cuando deja de ser nuevo va a necesitar reparaciones, y vas a terminar pasando a otra cosa. Comer demasiado, tomar, o usar drogas traen consecuencias al día siguiente. La gente sigue intentando encontrar la combinación mágica fuera de sí mismos, y terminan usualmente decepcionados.

 

2. La felicidad no es un lugar específico, y no hay ningún camino mágico para encontrarla.

 

3. Debe ser un propósito de vida. Es una combinación de aspectos espirituales, emocionales e intelectuales que viene desde el interior nuestro. Esto significa que nosotros creamos, en gran parte, las condiciones para nuestra propia felicidad. El camino a la felicidad está dentro de nosotros. Se fundamenta en cómo vemos nuestras propias vidas. La forma en que pensamos afecta nuestros sentimientos; debemos ser honestos al respecto. Lo peor que nos puede venir a la mente es pensar cotidianamente que alguien es culpable de nuestros problemas. Cuando nos acercamos a las cosas con una actitud positiva, por lo general, nos sentimos mejor. Como la mayoría de los estados del ser humano, no nos sentimos de esta forma todo el tiempo. A veces la sentimos, a veces no. Todos tenemos altibajos. Esto significa que no existe la felicidad para siempre, a no ser que tengamos una vida de ejercicio espiritual permanente y seamos coherentes en lo que decimos y hacemos.

 

4. La felicidad es lo que obtenemos cuando estamos en sintonía con nosotros mismos y con Dios. Es lo que experimentamos cuando vivimos la vida que deseamos que vivir, logrando cosas que queremos lograr, y, sobre todo, disfrutando en el proceso de hacerlo. Todo esto incluye prestar atención a nosotros mismos, y lo que queremos para que nuestra vida esté físicamente, emocionalmente y espiritualmente bien. Esto también incluye prestarle atención al mundo fuera de nosotros, apreciando a otras personas y a la naturaleza.

 

5. ¡La felicidad no es el punto final del viaje, es parte del proceso maravilloso de vivir la vida cotidianamente!. El camino no es para llegar a ella, sino que es el camino en sí lo que realmente importa buscando la trascendencia a la eternidad.

 

6. ¿Dónde está la felicidad? Tu ideal es aquello en lo que cifras tu felicidad. ¿Cuál es el tuyo? Aquello a lo que se va tu pensamiento… tu dinero… tu tiempo. ¿Te ha hecho verdaderamente feliz? Lo Bueno es el Amor. La felicidad esta a tu alcance. El mensaje de este mensaje es: DIOS te AMA y te bendice con la vida misma.

 

7. Que tu propósito sea hacer a Dios tu Mejor Amigo y a tu Familia en quien realizas su Amor. Seguirlo significa hacer Diferencia, viviendo el Amor con tus obras y tus palabras. ¡SE FELIZ!

Luis Fernando Hinojosa González      [email protected]

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close