Noticias

La Esquina del Blues y otras músicas.

 

Como parte del ciclo de conciertos internacionales “Latidos del Mundo” que se presentan en el foro El Plaza Condesa en la Ciudad de México, la semana pasada tocó el turno a Zakir Hussain, considerado como uno tesoro nacional y uno de los más importantes percusionistas de La India, ganador de dos Gramys y autor de soundtracks de las películas Apocalipsis y El pequeño Buda, entre otras.

Acompañado por sus maestros de la percusión, este músico condujo a los asistentes a través de un viaje musical por la mística y exótica India. Ragas hipnóticos, palmas inquietas, vertiginosa pulsación dactilar, una incontenible sensación de girar en círculos y transitar por paisajes de colorido musical insólito, son parte de la inmensa riqueza musical que emana del instrumento que percute.

El tabla, instrumento conformado por dos pequeños tambores, sidda y dagga, tiene una voz que canta debido a la manera en que son golpeados, frotados o tallados con la palma de la mano, los dedos y la muñeca. Los mensajes del irregular ritmo de los innumerables “dum” y “takh” que Zakir Hussain produce, constituyen parte del lenguaje fonético vocal con el que en esta actuación en tierras mexicanas, narró una de las historias épicas más interesantes de esas latitudes: El Ramayana.

Para relatar el episodio en que la princesa Sita, esposa del rey Rama, es raptada por Rávana contó con la ayuda de los virtuosos músicos. Cada instrumento asumió el papel de un personaje en esta interesante historia.

Sabir Khan en el sarangi, que es un instrumento de cuerda; en el ghatam, vasija de barro, T.H.V. Umashankar; en el dholak y doira, que también son instrumentos de percusión estuvieron Navin Sharma y Abbos Kosimov, respectivamente; Fazal Qureshi tocó el kanjira, que es una especie de tambor y pandero, en el bansuri, o flauta de bambú estuvo Rakesh Chaurasia y también participaron el acróbata Meitei Pung Cholom y la bailarina de kathak, Antonia Minnecola quien realizó las evoluciones coreográficas y los mudras o gestos corporales que cada instrumento/personaje demandó.

El trabajo de todos estos artistas puso de relieve en esta ocasión especial, la riqueza cultural y musical de La India, país lejano y admirado.

 

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close