Noticias

El milagro del nacimiento

En este día del Padre recuerdo las palabras de Carlos Fuentes que escribió en su libro ” En esto creo ” dedicado a sus hijos :

“Cada padre atribuye al nacimiento de un hijo cualidades maravillosas, intransferibles y difíciles de comprender en un caso que no es el propio, auque cada padre, a su vez, sabe que él también dará carácter único al alumbramiento del hijo. Oír la voz del ser que nace es oír el eco del origen de todas las cosas. Es también oír un canto apasionado. Al nacer, un niño no grita solo porque es lo natural. Su naturaleza, mediante la voz, está estableciendo allí mismo un puente abierto a la sociedad, la cultura, el amor. No es otro el milagro del nacimiento”.

En el momento actual, el rol del Padre adquiere un papel relevante en la vida de los hijos, acompañado del rol cercano y fundamental de la Madre. No necesariamente los sentimientos de amor hacia el nuevo miembro aparecen con el contacto inicial, el adaptarse y comprender esta nueva relación puede tardar minutos e incluso horas.

Quizás la contribución mas importante que el personal de salud puede hacer al bienestar del bebé y su familia, es la educación. Los cursos psicoprofilácticos que se imparten actualmente enseñan a la futura madre técnicas de relajación como disminuir el trauma del parto, etc.

Sin embargo, pocos se les enseña acerca de que es lo normal de un recién nacido, cuales son las normas en el cuidado del neonato y, sobre todo, qué recomendaciones en cuanto a la lactancia y los cuidados del bebé son simples mitos. Tal parece que se prepara la futura madre para unos instantes y no para un futuro con nuevas responsabilidades.

Aún en hospitales privados, es muy común encontrar madres egresadas de universidades que se encuentran muy temerosas y desconocen los conceptos básicos de anatomía, fisiología y mucho menos de puericultura elemental.

Por tal razón debe aprovecharse el tiempo en el que se encuentra hospitalizado para conversar con ellas y recordarles: 

1. Que permanezcan la mayor parte del tiempo con su hijo para que lo conozcan.

2. Tener una asesora de lactancia para instruirlas.

3. Que las madres amamanten a su bebé con la frecuencia necesaria, cambien pañales y lo observen desnudo.

4. Favorecer la estancia del bebé en el cuarto de los padres el mayor tiempo posible.

Ya que el recién nacido depende completamente de otras personas para sobrevivir, la responsabilidad de su cuidado en un inicio recae sobre el hospital, por lo que se deben tener programas de atención y educación a la familia en los cuales se dé prioridad al contacto entre madres e hijos y a su relación en el entorno familiar. 

Dr. José Alberto Hernández Martínez

Profesor de Neonatología                                                           

Hospital Médica Sur



 

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close