Noticias

Incontinencia Urinaria

Cuando estos escapes de orina se hacen frecuentes durante el dia y al paso de los meses e incluso de los años, la incontinencia urinaria llega entonces a ser un problema social e higiénico que amerita ir a consulta para recibir tratamiento.

Es una enfermedad que afecta aproximadamente 50 millones de personas en todo el mundo, por lo tanto es un padecimiento muy común. Puede presentarse en cualquier edad y en ambos sexos. Sin embargo, es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Artículos relacionados

En estudios realizados en diferentes edades, se ha observado que alrededor del 20 y 30 por cieto de las mujeres la padecen y aumenta de forma considerable a partir de los 65 años.

Aunque se trata de un padecimiento muy frecuente, son pocos los pacientes que acuden a consulta. Los motivos pueden ser los siguientes:

    La incontinencia de orina es un padecimiento que ocasiona vergüenza y si acuden a consulta por otros padecimientos, no se lo mencionan al médico. Las pacientes prefieren sufrirla  en silencio.

    Muchos pacientes creen que es una consecuencia natural en las mujeres, por haber tenido hijos o es una situación normal por el envejecimiento.

    Otras pacientes piensan que el padecimiento es irremediable, que no tiene cura y no tiene caso ir a consulta.

Estos son los motivos por los cuales no se puede precisar cuántos pacientes padecen en realidad de incontinencia urinaria.

Además, quienes padecen de incontinencia urinaria aprenden estrategias para vivir con este padecimiento como por ejemplo:

Si van a salir algún lugar, dejan de ingerir líquidos para que evitar los momentos de escape de orina.

Evitan actividades en donde tengan que convivir con otras personas como fiestas, trabajos ante público, cines, etc. por temor a situaciones vergonzosas.

     Usan ropas amplias para usar pañales, y oscuras para enmascarar las fugas de orina.

       Emplean lociones y perfumes fuertes para enmascarar el mal olor de la orina.

 Las personas que tienen más riesgo de tener incontinencia urinaria son:

     Los niños que se orinan al estar dormidos o durante el dia que les “gana” la orina al estar realizando diferentes actividades.

           Mujeres en edad laboral que realizan actividades en que cargan objetos pesados o se aguantan las ganas de orinar.

            Las mujeres que tuvieron varios hijos o presentaron partos “difíciles”.

      Los hombres con problemas prostáticos.

      El envejecimiento tanto de hombres como mujeres.

      Aquellas personas que presentan alguna enfermedad neurológica.

La incontinencia urinaria afecta la calidad de vida de quien la padece, incluso más que otras enfermedades crónicas que tienen efectos potencialmente más agresivos para la salud como la Diabetes Mellitus, hipertensión o el infarto del miocardio. Las formas en que puede afectar la calidad de vida pueden ser:

    Físicas: la orina irrita la piel que está en contacto con ella, ocasionando inflamación y la presencia de infecciones agregadas.

    Psicológicas: les produce depresión; hay disminución de la autoestima; no desean salir por temor a pasar un mal rato y sufren de ansiedad.

    Económicas: tienen que hacerse gastos en cambios de ropa, compra de pañales, medicamentos, consultas, etc.

   Sociales: los pacientes cambian de hábitos y costumbres para evitar “accidentes”; evitan participar en eventos familiares y asistir a  fiestas y reuniones, etc.

    Laborales: pierden trabajos, sobre todo si son ante público, o dejan pasar ofertas.

    Sexuales: en ocasiones pueden presentar escapes de orina durante las relaciones sexuales, lo que provoca que pierdan el interés y lo evitan.

Existen varios tipos de incontinencia urinaria según como se presente los

escapes  de orina. Los más frecuentes son:

 Incontinencia urinaria de Esfuerzo.- Se presenta escape de orina con los esfuerzos como  toser, estornudar, cargar un objeto pesado, ejercicio físico, etc. pero sin tener el deseo de orinar.

  Incontinencia urinaria de Urgencia.- El escape de orina se presenta con el    fuerte deseo de micción que se da súbitamente y que no se puede controlar, por lo  que se escapan gotas o chorros antes de llegar al baño.

  Incontinencia urinaria Mixta: Cuando se presentan escapes de orina tanto con la urgencia como con los esfuerzos.

  IU Continua.- En este caso el escape de orina es involuntario, continuo y en diferentes posturas. 

Consulta y Diagnóstico

Al asistir a consulta por incontinencia urinaria, el médico hará una serie de preguntas para poder precisar el tipo de incontinencia, ya que el tratamiento es diferente.

El médico preguntará por la cantidad de líquidos que ingiere durante le dia o la noche y que tipo de líquidos son. El número de veces que va a orinar mientras está despierto y el número de veces que se despierta por el deseo de orinar. Si al ir al baño lo hace con el deseo normal de orinar o con el deseo urgente. Si se escapa la orina al estornudar, toser, cargar un objeto pesado o con el deseo urgente de orinar. Si hay o no dificultad para empezar a orinar. Si el chorro es continuo o es intermitente. Si tiene que pujar para mantener el chorro. Si al terminar hay sensación de vaciado completo o siente que todavía queda orina en la vejiga.

El médico también preguntará por los antecedentes como por ejemloo, si es diabético, si padece de presión alta, si está enfermo del corazón. Preguntará por los medicamentos que toma y a qué dosis, porque algunos fármacos pueden ser la causa o contribuir para la incontinencia urinaria.

Después hará una revisión cuidadosa para descartar en las mujeres si existen prolapsos (vejiga, útero o recto caídos); en los hombres si existe algún padecimiento prostático o alguna enfermedad neurológica. Finalmente realizará estudios necesarios para establecer el diagnóstico preciso.

Tratamientos

Una vez que se tiene el diagnóstico, se establece el tratamiento apropiado. Los tratamientos actuales permiten curar el 70 a 80 por ciento de los casos de incontinencia urinaria.

Existen múltiples formas de tratamiento que pueden ser desde medidas generales como la ingesta de líquidos, evitar alimentos que afecten la vejiga, dejar de fumar, bajar de peso, realizar ejercicios de rehabilitación de los músculos del suelo pélvico; el uso de fármacos que cada vez son más selectivos; procedimientos quirúrgicos que con el paso del tiempo han surgido técnicas  más efectivas y de invasión mínima, siempre y cuando estén bien indicados; hasta llegar a las medidas paliativas como el uso de absorbentes, pañales y sondas.  

En conclusión, la incontinencia urinaria es un padecimiento muy frecuente que afecta la calidad de vida de quien la padece. Es recomendable acudir a su médico y explicarle su padecimiento para que pueda establecer el diagnóstico correcto  y reciba el tratamiento apropiado. 

 Dr. José Luis Campos Contreras

Centro Quirúrgico Satélite

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button