Noticias

La Salud del Padre

Debido a que la causa más común de consulta médica, de cualquier tipo, en los hombres por arriba de los 50 años son los trastornos urinarios, es común pensar que el Urólogo sólo atiende a los varones e incluso es considerado por algunos como el “ginecólogo” de los hombres.

Con el proceso natural del envejecimiento se van agregando otras enfermedades en el hombre tales como la diabetes, hipertensión, obesidad, los trastornos de colesterol y triglicéridos, el síndrome metabólico, incontinencia urinaria, incontinencia anal, etc. y es el urólogo el encargado de integrar un equipo multidisciplinario para dar la debida atención médica a cada una de estas patologías.

Artículos relacionados

Hoy en día el Urólogo juega un papel fundamental en la promoción de la atención y, sobre todo, de la prevención de enfermedades de las vías urinarias,  particularmente de la próstata.

Es así como la Sociedad Mexicana de Urología A.C. ha desarrollado desde el año 2005 una campaña de salud masculina denominada “Salud del Padre”, a través de la cual se ha buscado brindar mayor información respecto a las enfermedades de la próstata, tanto del crecimiento benigno y, sobre todo, del cáncer de próstata; se ha informado sobre las alteraciones de la erección y la eyaculación, así como también del mal denominado “andropausia”, caracterizado por la deficiencia de hormonas masculinas en los mayores de 45 años.

La campaña “Por la Salud del Padre” nos ha permitido brindar atención y detección oportuna de enfermedades de la próstata a miles de mexicanos, otorgándoles atención temprana a todos aquellos a los que se les ha encontrado alguna alteración e incluso ha permitido la publicación en revistas médicas internacionales (Journal International Urology and Nephrology, Jaspersen y cols 2008) de los resultados epidemiológicos de esta campaña.

Acerca de la Próstata

La próstata es una glándula localizada por debajo de la vejiga, detrás del hueso de la sínfisis del pubis, conocido popularmente como “el empeine”, y rodeando la primera porción del conducto de la uretra (“caño de la orina”).

Su función es primordialmente sexual, ayudando a la expulsión del semen y capacitándolo para la fecundación del óvulo, por lo tanto su papel es fundamental para la fertilidad. Con el proceso natural de la edad y a partir de los 40 años de edad, este órgano inicia su crecimiento y puede tener un curso benigno, llamado Hiperplasia benigna de la próstata o HBP, o un desarrollo maligno “cáncer de la próstata”.

Los factores propios del organismo (intrínsecos) y los que actúan desde el exterior (extrínsecos) son comunes para ambos tipos de crecimiento, dentro de los más reconocidos están una dieta rica en grasas de origen animal, por consecuencia la obesidad, así como las inflamaciones e infecciones de esta glándula que pueden estar relacionadas con la baja ingesta de agua, el aguantarse las ganas de orinar y, probablemente, con la excitación sexual no consumada.

Enfermedades Prostáticas

La incidencia de las enfermedades prostáticas ha ido en incremento y, en particular, el cáncer de próstata ocupa ya el primer lugar en causa de muerte por cáncer en nuestro país, con incrementos en el número de casos nuevos por año que rebasan el 500% en algunos estados de la Republica Mexicana.

Los síntomas que produce el crecimiento de la próstata, tanto maligno como benigno, suelen tardar en aparecer por lo que muchas veces no se reconocen y el hombre se va acostumbrando a estos síntomas por lo que suele no acudir a consulta.

Es por esto que se recomienda que todo hombre por arriba de los 40 años de edad, acuda a una evaluación por un urólogo al menos una vez al año. La consulta tiene dos puntos importantes para la mejor evaluación prostática y estos son la determinación en sangre del Antígeno Prostático Especifico, APE o mejor conocido por siglas en ingles PSA, y la otra evaluación de suma importancia es el Tacto Rectal.

Las dos son complementarias, de tal forma que no se puede, ni se debe dejar de efectuar ninguna de las dos al revisar a un hombre que acude a la consulta urológica. Estos dos parámetros nos han permitido en los últimos 15 años detectar oportunamente enfermedades benignas, con la consecuente oportunidad de tratarlas con medicamentos obviándonos un procedimiento quirúrgico del cual la mayoría de los varones rehúyen, y también nos ha permitido diagnosticar y tratar de manera oportuna a pacientes con cáncer de próstata sin la necesidad de castrarlos.

Con lo que respecta a la alteraciones de la erección, que según el estudio publicado por la Revista de la Sociedad Mexicana de Urología en el año 2001 (Ugarte y cols), el 52% de los hombres mexicanos por arriba de los 50 años de edad padecen de esta enfermedad, lo fácil es acudir a la farmacia y comprar alguno de los productos ampliamente conocidos para lograr la erección, y es aquí donde radica el problema.

Y es que la falta de erección es, en una gran cantidad de los casos, la manifestación de alguna otra enfermedad por lo que su tratamiento debe conllevar el tratar la enfermedad de base.

El actual estilo de vida y la alimentación están jugando un papel importante en otro trastorno urológico cuya frecuencia se ha ido incrementando. Se trata de la deficiencia de andrógenos en el hombre maduro (andropausia). El desarrollo de mal humor, la irritabilidad, el cansancio físico y el aumento del volumen del abdomen, son algunos de los síntomas de esta deficiencia que puede y debe ser atendida oportunamente por un especialista en urología. 

Estas  son las enfermedades que más comúnmente atendemos los urólogos en el hombre por arriba de los 40 años de edad, sin embargo, las infecciones de las vías urinarias, las litiasis (piedras) en el riñón, uréter y vejiga, y los cánceres en riñón, vejiga y testículos, son también patologías que deben ser atendidas por urólogo.

De manera desafortunada, todas estas enfermedades han ido incrementado su incidencia y frecuencia en nuestro país, en mayor o menor proporción, por lo que es imponderable insistir que todo hombre mayor de 40 años de edad, debe acudir a consulta preventiva con el urólogo. Es impostergable que los varones atiendan esta recomendación con fines de diagnosticar oportunamente las enfermedades y, sobre todo, el implementar las medidas preventivas necesarias para evitar su presentación.

Dr. José Arturo Rodríguez Rivera

Presidente de la Sociedad Mexicana de Urología A.C. y

Jefe Urología, Hospital Gral. de Occidente

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button