Noticias

Día Mundial de la Población

En 1987 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 11 de julio como el Día Mundial de la Población en el marco del nacimiento del habitante 5 mil millones. Dos años más tarde, en 1989, se instituyó la fecha con el fin de meditar sobre los logros alcanzados en materia de población y desarrollo, pero también para pensar en los grandes desafíos que aún se tienen por enfrentar.

En 1999 rebasamos la brecha de los seis mil millones. Y durante octubre del año pasado llegamos a la cifra de 7 mil millones de habitantes en todo el planeta y se espera que el número crezca a 9 mil millones a mediados de siglo.

La población del mundo crece al año en 83 millones de personas, la misma cantidad de habitantes que tiene Alemania, un país en el que al contrario de las regiones emergentes y subdesarrolladas, el número de sus ciudadanos se reduce. En el país europeo se recordó que este miércoles es el Día Internacional de la Población, la cual asciende a siete mil 60 millones de personas; eso quiere decir que cada día nacen en el mundo 230 mil seres humanos.

El Director del Instituto de Berlín para Población y Desarrollo, Reiner Klingholz, declaró al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung que con altas tasas de natalidad, los países se recortan asimismo las perspectivas de desarrollo económico. Apuntó que las inversiones públicas no alcanzan a crecer en proporción en los países donde hay altas tasas de natalidad.

Si la cifra de nacimientos se modera de aquí a 2050, la población del mundo será de nueve mil 300 millones de personas, pero si sigue al ritmo actual serán 11 mil millones de personas, señaló.

El país que tiene la más alta tasa de natalidad en el mundo es Níger con 7.0 por ciento anual, pero si la población nigeriana sigue creciendo a esa velocidad triplicaría su población actual para 2050, que es de 14 millones 300 mil.

El alto crecimiento en la población hace que aumenten las necesidades de agua potable, alimentos, materias primas y energía, lo que plantea a esos países fuertes problemas.

Renate Bähr, directora de la Fundación Población Mundial, enfatizó que una de las causas centrales del continuo crecimiento en los países pobres es la falta de acceso a la planeación familiar y que cada año, 80 millones de mujeres quedan embarazadas sin desearlo.

La mujer es un factor clave en el tema del crecimiento de la población mundial, ya que la tasa de natalidad disminuye cuando las personas ven mejores oportunidades para el futuro y la planeación familiar es una estrategia importante en ese contexto, pero no suficiente.

Para resultados eficaces se necesitan paquetes de creación de empleo y de acceso a la educación, por lo que Klingholz manifestó que en particular las mujeres deben estudiar hasta concluir la secundaria. Si lo hacen así y dejan la escuela con 17 ó 18 años, tendrán la tendencia a tener menos hijos, además de que las mujeres calificadas formarán hijos calificados para el mercado de trabajo.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close