Noticias

Mujeres en la ciencia

Durante el siglo XX la incorporación de las mujeres a la ciencia y la tecnología tuvo un gran avance, particularmente en la década de los sesenta. En México, en un lapso de 30 años (entre 1969 y 2000), el número de mujeres en el total de la matrícula en educación superior aumentó de 17 a casi 50 por ciento.

No obstante que la igualdad entre hombres y mujeres en tareas de investigación científica y desarrollo tecnológico es una condición fundamental para el desarrollo del país, aún impera la inequidad en el área.

“Si bien se advierten algunos avances en cuanto al acceso de la mujer a la educación –especialmente la superior y de posgrado–, poco se ha hecho por superar las condiciones de inequidad que aún persisten, a pesar de las iniciativas que algunas instituciones de educación superior han puesto en marcha”, expresa en su carta editorial Judith Zubieta García, editora huésped de “Ciencia”, la Revista de la Academia Mexicana de Ciencias.

En su número MUJERES en la ciencia, presenta todo un panorama desde la perspectiva de género y del papel que tienen las mujeres en la vida científica del país. Acoso laboral, acceso a la educación superior, equidad de género, argumentos, números y opiniones de los actores de la ciencia en México, son sólo algunos de los tópicos que se abordan.

“Las mujeres siguen estando sobrepresentadas, subvaloradas y subempleadas en trabajos en donde sus conocimientos y habilidades podrían ser aprovechados para beneficio propio y de la sociedad en su conjunto, así como de las sociedades científicas. La falta de mujeres a lo largo de la carrera docente y de investigación representa un dispendio económico, social y personal que nuestro país no puede permitirse”, escribe la editora.

Los investigadores expresan que es necesaria la búsqueda de más y mejores rutas para lograr la equidad de género en áreas como las ciencias exactas y las ingenierías, además de considerar como prioritario la generación de programas de financiamiento para las mujeres que estudien este tipo de disciplinas.

“El financiamiento federal en México destinado a procurar la igualdad y la equidad entre hombres y mujeres sigue siendo insuficientes. Si los recursos económicos fueran mayores, para educación y el combate a la pobreza con una perspectiva de género, se podría hablar que realmente se está combatiendo la desigualdad entre géneros”, se afirma en la publicación.

Y es que si pensamos que más del 50 por ciento de la población en México son mujeres, las políticas públicas deberían ser acordes con dicho crecimiento, y así evitar el gran rezago que se tiene.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close