Noticias

La Brújula la lleva al muerto más que una historia es una sensación

 

 

La cinta La Brújula la lleva el muerto, de Arturo Pons, se presentó dentro de la categoría Ópera Prima de la 15 edición del Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF).

El cineasta de 39 años se definió como un realizador de imágenes más que de actores. “No trato de contar historias pero sí sensaciones. Aunque existe un guión en la historia, debo decir que me gusta contar experiencias en las que no se sabe dónde van a parar, como ocurre con la vida misma hoy en día”, dijo.

Esta comedia negra, filmada en Zacatecas, muestra la experiencia de Chencho, un niño de 11 años que quiere cruzar la frontera hacia los Estados Unidos para reunirse con su hermano. En su camino se topa con un anciano que lo lleva en una carreta hacia su destino, sin embargo, al poco tiempo fallece, con la brújula que los guiaba aferrada a su mano. En la travesía se encuentra con gente que no tiene a donde ir, van sin rumbo, aunque finalmente orientada y acompañada por ese artefacto que lleva consigo el muerto.

Pons, mejor conocido como “el chango”, relató que en un principio deseaba titular a su película Norteado, sin embargo, el director oaxaqueño Rigoberto Perezcano ya tenía en mente el mismo nombre: “él llevaba más avances de su trabajo y le comenté que se quedara con él. Tiempo después elegí el actualLa brújula la lleva el muerto”.

El guanajuatense comenzó a estudiar cine a los 28 años. Se tituló como licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana, donde realizó diversos trabajos audiovisuales. Tiempo después se cansó de las jornadas que la producción requería. “Había veces que entraba a las 7 de la mañana y salía hasta las 11 de la noche. No me quedaba tiempo para disfrutar de otras cosas. Conseguí un empleo más estable, el cual me permitió tener un espacio para descubrir la filmación como gozo. De eso también se trata la vida”.

Agradecido con el respaldo que le brindaron algunos organismos para su trabajo (entre ellas el IMCINE) Arturo Pons no sólo busca una retroalimentación con el espectador, causar emociones y sensaciones, sino también quiere saber que ese apoyo fue bien aprovechado. “Quiero saber qué piensan de mi trabajo. Si valió la pena darle ese fondo de postproducción para que pudiera terminarla”, dijo.

Arturo Pons trabaja actualmente en la realización de dos guiones. Uno de ellos se trata de una adaptación de los textos del escritor catalán Pere Calders, autor de numerosos relatos. El segundo es un trabajo más profundo que su ópera prima, una historia contextualizada en los años sesenta. El título provisional es El viaje del cosmonauta vaquero. “En realidad La Brujula… es un relato más sencillo, una historia pequeña. Realmente no esperaba que llegara tan lejos. Estoy sorprendido por el camino que ha recorrido”.

Luis David Sansans, reciente ganador en la entrega 54 del Ariel a Mejor Fotografía por Días de Gracia, participa dentro de esta cinta de ficción, así como el productor Oscar Ramírez González. En su reparto figuran la actriz Ana Ofelia Murgía, Gael Sánchez Valle, Pedro Gámez, Eligio Meléndez y Luis Bayardo.

Finalmente, Pons expresó que impartirá clases de gramática audiovisual en el Instituto Mexicano de León. “Otro de mis objetivos es conocer a la comunidad cinematográfica de México, pues tras mi estancia en Madrid, hay quienes no conocen mi trabajo. No tendrían por qué saberlo, sin embargo, a mí sí me interesa saber lo que se está haciendo en México, descubrir las historias que se están contando. Hay mucho talento en México”, concluyó. (Información y foto IMCINE).

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button