Noticias

Un museo bajo el agua

Colección “La Evolución Silenciosa” de Jason de Caires Taylor

Además de peces tropicales de vivos colores en las turquesas aguas de la costa caribeña se esconde una gran sorpresa: un conjunto de 500 esculturas de tamaño real instaladas en las profundidades que componen uno de los museos más originales del mundo.

Desde un solitario espectador sentado en un sofá mirando la televisión a un grupo de personas que cogidas de la mano forman un misterioso círculo. No hace falta ser un buceador experto para visitar la colección “La Evolución Silenciosa” que escultor Jason de Caires Taylor ha creado en Cancún, un auténtico parque temático submarino dedicado al arte en continua transformación, porque fruto del contacto con el agua y de la vegetación submarina sufre una constante metamorfosis. Con las gafas puestas o desde un barco con fondo acristalado puede admirarse esta original colección.

Bajo el manto cristalino del mar del Caribe, el Museo Subacuático de Arte (MUSA), en Cancún, recrea una sociedad submarina donde diversas criaturas marinas conviven con los intrépidos visitantes que se sumergen en el arrecife para disfrutar de la exposición.

La arquitectura visual de Taylor se sumerge en momentos de profunda soledad y sus esculturas, en aparente unión con el entorno, recrean una sociedad sumergida, que emula la misteriosa historia de la Atlántida de Platón, y que convive en simbiosis con la naturaleza del entorno para el disfrute de los visitantes.

Las salas submarinas de MUSA más próximas a la superficie se visitan practicando ‘snorkel’ y los buceadores más aventajados pueden sumergirse en las zonas más profundas del Museo, a 8 metros bajo el nivel del mar del Caribe.

Las esculturas están realizadas en un cemento respetuoso con el medio y su objetivo es demostrar la interacción entre el landart y la naturaleza, además de generar un espacio en el arrecife donde colonizar, habitar y aumentar la biomasa del lugar.

El silbido de las olas es la melodía que centra la obra de Jason, desde el mar del caribe hasta la isla de Musha Cay.

Las referencias a la soledad son una constante en la obra de Taylor.

La vida marina de los arrecifes de Cancún, Isla Mujeres y Punta Nizuc coloniza las cerca de 450 esculturas submarinas de Taylor y genera una interacción permanente entre el arte y la biosfera de la zona. Taylor también ha intervenido en otros lugares del mundo, como en las Isas de Grenada o Musha Cay.

‘La Evolución Silenciosa’ es una colección en constante transformación que nos regala algunas imágenes fascinantes donde los límites entre lo natural, lo humano y lo artificial se entremezclan bajo el arrecife de coral en un baile de poesías visuales.

Los moldes de la obra de Taylor son recreaciones de voluntarios de todo el mundo, especialmente de México, que se encuentran ancladas en los límites del Parque Nacional Marino en las zonas arenosas cerca de sustrato a Isla Mujeres.

El fundador, creador y director artístico del primer parque escultórico subacuático del mundo, Jason de Caires Taylor, descubrió desde joven su fascinación por los arrecifes de coral de Malasia y el amor por las profundidades del mar. Se graduó en Instituto de Arte de Londres y aprendió las técnicas tradicionales de talla en piedra en la Catedral de Canterbury y ha intervenido en diferentes partes del mundo.

Mas infomación en www.underwatersculpture.com

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close