Noticias

Estimulación temprana y los primeros años de escuela

El Instituto Carlos Slim de la Salud, a través de guías comunitarias en su portal y del programa AMANECE, promueve la estimulación temprana

Actualmente se considera indispensable que los niños tengan igualdad de oportunidades desde su nacimiento y puedan desarrollar todo su potencial desde los primeros años de vida. La estimulación temprana es un componente más de la atención integral durante la infancia.

La estimulación temprana fue creada para atender a niños con problemáticas específicas, como accidentes, problemas o trastornos al nacimiento. Sin embargo, en virtud de los exitosos resultados, la estimulación temprana se ha extendido y ahora se recomienda para todos los niños como una práctica común para estimular su crecimiento armónico individual y familiar.

Está se realiza en las primeras etapas de la vida y hasta los cinco años de edad, pues es en este periodo cuando se desarrollan las habilidades que llevarán a los niños a conformarse como personas con plenitud en todas sus potencialidades.

Los estímulos pueden ser externos o internos, físicos y afectivos. La caricia, el ruido, el silencio, el dolor, la risa, el sol, la voz, todas las cosas que los rodean son estímulos para el aprendizaje.

También en el aspecto emocional, la estimulación temprana facilita la relación afectiva entre la madre y el niño. Para ello es muy importante que se utilicen como estimuladores los momentos placenteros, como el de la alimentación, el baño o el cambio de pañal y ropa.

Si tu hijo se encuentra en sus primeros años de vida o está por entrar a sus primeros años de kínder, consulta la sección de manuales en el portal  www.clikisalud.info para mayor información sobre este tema y actividades estimulantes por edades.

Antes se creía que estos programas debían efectuarse en centros específicos, pero al conocerse el beneficio de su aplicación para todos los niños, hoy pueden realizarse en el hogar y en espacios habilitados en las unidades de salud; la idea es capacitar a las madres en las intervenciones con sus bebés, dentro de un entorno afectivo, cálido y placentero.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close