Noticias

Diego y Frida protagonistas de “Los gestos de una vida”

El Conaculta, el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo y la Universidad Anáhuac México Sur les dan la cordial bienvenida a la inauguración de la exposición fotográfica “Gestos de una vida”.

En el presídium están la directora del Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo Mtra. María Monserrat Sánchez Soler; la Mtra. Cristina Kahlo, bisnieta del fotógrafo Guillermo Kahlo y el Act. Abraham Cárdenas rector de la Universidad Anáhuac México Sur.

“Los gestos de una vida” es el resultado de la lente de seis fotógrafos que atrapó en momentos muy diferentes, aspectos de dos grandes personalidades de nuestro país: Diego Rivera y Frida Kahlo, quienes resaltaron en la primera mitad del siglo XX en el ámbito artístico y cultural.

El matrimonio –que se distinguía por poseer un inigualable talento artístico- también resultaba muy atractivo en el ámbito humano, no solamente por sus vidas en lo individual, sino también por sus propuestas ideológicas, esas mismas que impactaron por innovadoras, así como por la forma de conducirse, tanto en lo público, como en lo privado de su hogar.

Esa materia prima convertida en destellos de la cotidianidad fueron capturados en imágenes por amigos y artistas de la época, logrando plasmar en 32 fotografías en blanco y negro, una historia que pone al descubierto la esencia de una Frida Kahlo y de un Diego Rivera, como simples seres humanos. Como cualquiera que al traer una pena llora frente a una ventana cuando las gotas de lluvia son intensas para confundirlas, cuando ríe al percibir los primeros rayos de sol en una mañana de verano; cuando acerca su cabeza a la persona amada volteando al cielo para ver las estrellas o para sonreír al momento de saberse cómplices.

Pareciera que los colegas y amigos de la polémica pareja de artistas, tales como el colombiano Leo Matiz o los germano-mexicanos Guillermo Kahlo y Juan Guzmán que dispararon con la cámara en el marco de una reunión de allegados, de una noche bohemia o de una tertulia literaria, no imaginaron que estaban escribiendo con el abrir y cerrar de los obturadores de sus aparatos, parte de la historia de Frida y Diego y por ende, de esta nación.

Guillermo Zamora –que capturó distintos monumentos arquitectónicos que aludían simbólicamente al progreso de la reciente nación posrevolucionaria- también los utilizó de modelo. Lo mismo le ocurrió al suizo Lucciene Bloch, quien conoció a Diego Rivera en los Estados Unidos, mientras éste realizaba obra en las ciudades de Nueva York y Detroit.

Y por supuesto al húngaro Nickolas Muray, el cual fotografió a cuantas personalidades hubiera en su camino y quien era igual de bueno con la cámara que con la espada, pues participó en los Juegos Olímpicos un par de veces en la disciplina de Esgrima.

“Sin duda, la sensibilidad de uno y otro lado, así como la cercanía de los fotógrafos con artistas de la talla de Frida Kahlo y Diego Rivera fueron elementos que contribuyeron a tener instantes únicos e irrepetibles de estos dos personajes que tienen una vasta historia y que continúan tan vigentes en el acontecer mundial, a través de sus obras” indicó el Act. Abraham Cárdenas, Rector de la Universidad Anáhuac México Sur, quien se lució muy complacido por poder apreciar imágenes con tanta fuerza interior y contundencia de vidas tan asombrosas.

Asimismo, agradeció a la Mtra. María Monserrat Sánchez Soler, en su calidad de directora de l Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, la oportunidad de montar dicho trabajo fotográfico en las instalaciones de la universidad y agregó “es un verdadero orgullo tener este tipo de muestras en el campus universitario, ya que impulsan a los jóvenes a la creatividad y a tener un mayor contacto con la cultura”.

En su oportunidad, la Mrtra. Sánchez Soler se mostró muy satisfecha con hacer sinergias con instituciones académicas y tener la oportunidad de conocer más acerca de dichas figuras del rubro artístico y cultural de este país, así como por la incansable labor que realiza el museo a su cargo, mismo que tiene un gran compromiso con la sociedad y el mundo cultural en general, porque uno de sus máximos objetivos es preservar la historia y obra del matrimonio Rivera-Kahlo.

La muestra “Los gestos de una vida” permanecerá abierta al público hasta el 30 de noviembre en el vestíbulo de la Rectoría de la Universidad Anáhuac México Sur.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close