Noticias

Cimab ha ayudado directamente a 270 mil mujeres en 10 años

Bertha Aguilar una de las socias fundadoras del grupo Cim*ab como muchas otras mujeres padeció cáncer de mama, incluso tuvieron que quitarle uno de sus senos, lo que para ella fue muy doloroso en su momento, ahora es una voz que lleva el mensaje de lucha por todos lados. Madre de dos hijos Renata y Santiago de 13 y 15 años respectivamente, dice que el apoyo de la familia es fundamental para que la paciente tome fuerzas y enfrente con valentía la enfermedad.

“A mi me detectaron cáncer de mama hace 14 años, en ese entonces no se hablaba de ello, nadie nos decía que debíamos explorarnos, yo iba al ginecólogo puntualmente a hacerme mis chequeos pero él no hizo la parte que también le correspondía, la de palparme. Este año mi mensaje es para las mujeres empoderadas: debemos ser responsables de nosotras  mismas, cuidar nuestra salud,  la alimentación, hacer ejercicio y dejar los vicios que sólo nos hacen daño”.

La fundadora cambió su vida radicalmente a partir de que le fue detectada la enfermedad, tenía un tumor de 7 centímetros de diámetro, el diagnóstico no era nada alentador, no se contaba con grupos de ayuda, sus hijos tenían 6 meses y 2 años respectivamente. Cuando se vió en tratamiento con quimioterapia, la pérdida de cabello, de peso y demás vivía con miedo, pero aprendió a enfrentarlo y más al conocer a una mujer con su mismo padecimiento que no tenía recursos, fue el momento de empoderarse aún más y encausar la lucha contra el cáncer de mama a través de su experiencia.

¿Cómo explicarles a los hijos? “Muchas veces nos quedamos calladas ante ciertas circunstancias pero soy de la idea de que también ellos deben estar informados porque muchas veces sufren al escuchar que su mamá puede morir, se les debe llevar a pláticas adecuadas, ahora hay mucha ayuda al respecto y enseñarles a dar, más que ha recibir y dar las gracias ante lo que uno tiene. Ahora son unos chicos muy solidarios, los he enseñado a quererse de adentro hacia fuera”.

Por medio de Cim*ab se han ayudado directamente a 270 mil mujeres en diez años e indirectamente  a miles con  las campañas que se han promovido en muchos medios como “Favor de tocar”, lo cual ha roto mitos y ha llegado a estar presente en la política pública. “Yo estoy en contra de las fundaciones que ofrecen campañas masivas de mastografías  porque se dan muchos falsos positivos, no son confiables,  ya que además de recibir ayuda de otras instituciones le cobran a la paciente”.

Por último Bertha Aguilar recomendó  la autoexploración  a partir de los 20 años o el inicio de la vida sexual;  exigirle al médico que palpe los senos y a partir de los 40 años hacerse una mastografía anual.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close