Noticias

87.6% de los pacientes tratados con insulina no tienen en control sus niveles de glucosa

Uno de los retos más importantes que deben superar los pacientes con diabetes tras el diagnóstico de este trastorno metabólico es la adopción de hábitos saludables, así como el apego al tratamiento farmacológico.

Sin embargo, las barreras emocionales, así como la falta de herramientas suficientes y adecuadas para lograrlo tienen como resultado que sólo 12.4% de los pacientes tratados con insulina tengan en control su glucosa, de acuerdo con el estudio Insulin adherence behaviours and barriers in the multinational Global Attitudes of Patients and Physicians in Insulin Therapy (GAPP).

Y es que la misma investigación reveló que sólo un tercio (33.2%) de las personas cuya terapia es la insulina no se la aplican por lo menos una vez cada mes, al tiempo que tres cuartas partes de los médicos (72.5%) reportaron que sus pacientes no siguen su tratamiento con insulina como les fue prescrito. Como consecuencia, 87.6% de quienes utilizan insulina no tienen en control sus niveles de azúcar en sangre.

Tanto pacientes como médicos coincidieron en que las cinco razones más comunes por las cuales omiten la aplicación de la insulina son: demasiadas ocupaciones, viajes, omisión de comidas, estrés/problemas emocionales y vergüenza por aplicarse la insulina frente a otros.

“Quienes viven con diabetes enfrentan la misma realidad que el resto de las personas: tienen trabajos en los cuales el horario de comida no suele ser fijo o que varía en función de actividades como juntas, presentación de proyectos, viajes, etc., lo cual dificulta que sigan un régimen estricto en cuanto a su aplicación de insulina”, explica la educadora en diabetes Nicté López Cruz.

Al mismo tiempo, el estrés que el paciente enfrenta en su día a día, sumado al que le genera esta imposibilidad de llevar un buen manejo tanto de su insulina como de los niveles de glucosa en sangre dificulta aún más el adecuado control de su diabetes, advierte la Dra. Verónica Vázquez Velázquez, Psicóloga del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

Ante esta realidad, pacientes y médicos declararon que desearían contar con un tratamiento insulínico más flexible que se adapte a las variaciones en las actividades diarias, lo cual les ayudaría a mejorar el control de su glucosa. De tal manera, los investigadores del estudio GAPP concluyeron que se requieren regímenes de insulina menos restrictivos y abrumadores que resten presión al paciente.

Al respecto, el Mtro. en Ciencias Ricardo Reynoso Mendoza, Gerente Médico de Novo Nordisk México, apuntó que actualmente desarrollan tratamientos que pronto estarán en México, los cuales beneficiarán la calidad de vida del paciente, ya que serán más flexibles respecto a su aplicación.

“Por sí misma, la adopción de hábitos saludables –seguir una dieta balanceada y nutritiva, hacer 30 minutos de ejercicio a diario, revisarse los pies con frecuencia, dejar de fumar, etc.– representa importantes ajustes en el día a día del paciente. Ofrecerles tratamientos eficaces, cómodos y seguros permitirá que quienes viven con diabetes logren el control de este trastorno y así disfruten de una mejor calidad de vida”, concluye el Mtro. en Ciencias.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close