Noticias

En México, la salud es una sólida política de Estado

Para conmemorar el día del Médico, el Presidente, Felipe Calderón Hinojosa y el Secretario de Salud, Salomón Chertorivski Woldemberg se dieron cita en Los Pinos donde distinguieron la labor de los médicos y entregaron el reconocimiento al Mérito Médico 2012.

En su discurso el Secretario de Salud dijo lo siguiente:

“A todos y cada uno de los médicos les hago llegar mi más sincero agradecimiento porque siempre han estado muy cerca ofreciendo su apoyo, su experiencia y conocimiento para acompañar la delicada e importante tarea que el presidente Felipe Calderón me encomendó”, señaló el Secretario de Salud.

Hoy podemos decir con mucho orgullo que en México la política de salud producto del talento y esfuerzo de varias generaciones de mexicanas y mexicanos, es una sólida política de Estado, el IMSS, el ISSSTE y el Seguro Popular representan los tres grandes pilares que nos han permitido llegar a la definitiva conquista de ofrecer financiamiento a la salud para todos y cada uno de los mexicanos.

Las y los médicos, por supuesto con una fuerza determinante que impulsa y da sustento a todas nuestras acciones, desde los que cumplen su labor de manera ejemplar en nuestros grandes Institutos Nacionales y centros de alta especialidad hasta aquellos que bajo condiciones sumamente complicadas en ambientes rurales dan prueba de su entereza, llevando la salud y alivio a los rincones más apartados de nuestro país. Todos ellos y ellas sin duda, son quienes hacen grande a nuestro sector salud.

Es innegable que en materia de salud hay un antes y un después de la administración del presidente Calderón. Frente al panorama de éxito que tenemos ante nosotros es preciso seguir con decisión nuestra marcha, el haber alcanzado la cobertura universal en salud es un logro histórico, pero es también un nuevo puerto de partida.

Por ello tenemos varias tareas importantes, fundamentales que tenemos que afrontar en el futuro inmediato. El primero de ellos y que ya hemos emprendido es el viraje de manera enérgica de un sistema curativo hacía un sistema preventivo.

La prevención es la única alternativa que nos permitirá enfrentar el aumento en la incidencia de las enfermedades crónicas no trasmisibles, así como otorgar sustentabilidad del Sistema de Salud al contener las presiones financieras que los tratamientos y el envejecimiento de la población hoy nos implica,.

Por otro lado, también debemos trabajar en la mejora permanente de la calidad de los servicios de salud y en su homologación, con el fin de proveer la tutela efectiva del derecho a la salud.

Es preciso que el Sistema Nacional de Salud mejore sus capacidades gerenciales para hacer más eficiente la administración de los recursos con impactos en la reducción de los tiempos de espera, en el abasto de medicamentos y otros insumos de la salud.

Debemos profundizar el diálogo institucional para definir cuáles son los siguientes pasos en la mejora del desempeño del Sector Salud. Es necesario continuar la agenda de acciones, que van desde la integración funcional del sector, en donde vale la pena apresurar el paso, hasta reflexionar sobre el diseño institucional que nos permita pensar en financiadores únicos, prestadores múltiples y demás retos que enfrenta hoy el sistema de salud.

Otro reto de impostergable atención en nuestro sistema es la incorporación de los avances médicos, científicos y tecnológicos aplicados a la salud de las personas, la genética, la robótica, la nanotecnología, la telemedicina, las neurociencias, conllevan enormes posibilidades en el aumento de la esperanza de vida pero entrañan nuevos desafíos, por ello debemos iniciar desde hoy y estar atentos a las implicaciones éticas, sociales y económicas que el desarrollo de la tecnología médica trae aparejada.

Nunca debemos perder de vista el objetivo de ofrecer en todo momento el acceso a servicios de salud con la mejor tecnología de manera equitativa.

Por último, la observancia de de las modificaciones al Artículo Primero Constitucional que reconoce los tratados internacionales en materia de derechos humanos como parte del andamiaje normativo y rector de nuestra legalidad, es un reto que debe propiciar nuevos espacios de diálogo entre los poderes de la Unión, y el Sector Salud tiene que estar ahí en el diálogo y la reflexión.

Al atender estos retos, estaremos abonando al conjunto de trabajo que ha permitido que nuestro sistema de salud sea vigoroso y eficaz. En todos ellos el importante rol de las y los médicos de nuestro país ha sido y es fundamental. Queda en evidencia que son los cambios y los hombres y mujeres que los han impulsado, quienes han hecho por generaciones de la salud mexicana una epopeya histórica en la construcción de una política de Estado que hoy muestra su solidez.

Por ello hoy en el Día del Médico reconocemos la importante labor que los doctores y las doctoras han desarrollado en la construcción y consolidación de nuestro sólido andamiaje institucional.

Quisiera Presidente terminar con una frase del eminente cardiólogo y humanista, el doctor Ignacio Chávez, quien concebía a la vocación del médico como la de un hombre que se asoma sobre otro hombre en un afán de ayuda, ofreciendo lo que tiene, un poco de ciencia y un mucho de comprensión.

Felicito a todos y todas las médicas en este Día en que se festeja el profesionalismo y la empatía con que desarrollan su profesión. Estoy cierto de que la proverbial calidad científica y humana de nuestros médicos es garantía de que seguirán dando lo mejor de sí para hacer de nuestro México el país sano y fuerte en el que todos soñamos”.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close