Noticias

México de mis amores. La divertida lotería

El tradicional juego de mesa mexicano ya en desuso

El tradicional juego de la lotería, fue  ampliamente difundido en México, siendo un juego de azar en el que los participantes colocaban marcadores (aún hay regiones rurales en que se siguen usando semillas de frijol) en tablas con ilustraciones en la medida en que las imágenes ahí impresas coinciden con las extraídas de un mazo de 54 cartas.

La lotería debe contar con un gritón, que improvisa versos relacionados a las ilustraciones, en muchas ocasiones sobre temas de actualidad y siempre procurando el auditorio a los que van dirigidos. Se acostumbra que el gritón empiece el juego de la lotería con la frase:

“¡Se va y se corre con la vieja del pozole!”, “¡Corre y se va corriendo!”, o “¡Corre y se va. Hecho el tiro nadie más!”.

Lo que permite que los participantes pongan atención, el gritón no puede detenerse o volver a cantar cartas anteriores, en la medida que las cartas van siendo cantadas, los participantes colocan un marcador en sus tarjetas que suelen ser normalmente una semilla, una moneda o pequeña piedra, gana quién llene su tarjeta, normalmente con 9 o 12 ilustraciones, al hacerlo, debe gritar “¡Lotería!” o “Buenas” para dar por terminado el juego; en muchas ferias populares se acostumbra jugar por dinero o compitiendo por un premio, para participar hay que dar una cuota que es recogida por el gritón o un asistente, al acumulado del dinero se le llama “la vaquita”, (esto debido a que se hace referencia a la costumbre de algunas comunidades rurales mexicanas que en los días de fiesta hacen una cooperación económica para poder comprar una res para una comida colectiva); cuando los jugadores no compiten por una apuesta económica o por un premio se dice que juegan “de a frijolito”, porque los frijoles con los que se van marcando las tarjetas es lo único que está en juego. Aunque la lotería se acostumbra a jugar en lugares públicos (ferias, kermeses, festivales escolares, etcétera), también es un popular pasatiempo casero, por lo que resulta muy sencillo encontrar a la venta este juego en mercados públicos, papelerías o tiendas de autoservicio. En algunos casos, en diferentes estados se juegan de diferente modalidad ya sea “chorro”. “cuatro esquinas” o “centrito” es una de las costumbres o tradiciones que siguen dependiendo como se dice antes del estado o localidad en que se viva, incluso en cada familia, también se juegan haciendo letras del alfabeto para tener más posibilidad de ganar ya dependiendo de la suerte de cada persona.

Las cartas de la lotería con sus personajes, varía según el editor, a continuación algunos divertidos ejemplos que hoy podrían parecer ingenuos, pero que en su momento representaban el habla y sentir de los mexicanos, entre ingeniosos, picantes y hasta románticos.

El que le cantó a San Pedro no le volverá a cantar. El gallo.

Pórtate bien cuatito, si no te lleva el coloradito. El diablito.

Puliendo el paso, por toda la calle real. La dama.

Don Ferruco en la alameda, su bastón quería tirar. El catrín.

Para el sol y para el agua. El paraguas.

Súbeme paso a pasito, no quieras pegar brinquitos. La escalera.

La herramienta del borracho. La botella.

Porque le corres cobarde, trayendo tan buen puñal. El valiente.

Me lo das o me lo quitas. El melón.

El farol de los enamorados. La luna.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close