Noticias

Lactancia: un vínculo amoroso entre el bebé y mamá

Dar vida a un nuevo ser es uno de los más bellos milagros de la vida. Desde el momento de la noticia, la madre e hijo crean fuertes lazos afectivos que se inician desde la concepción,  afianzándolos en su nacimiento  y al  dar pecho a su pequeño.

A través de la leche materna se nutre y da al bebé sustancias que le permiten la protección inmunológica, gracias a su riqueza en anticuerpos le ayudan a mantenerse saludable, explicó el Dr. José Luis Martínez, pediatra y neonatólogo.
Subrayó, “entre sus propiedades contiene un inigualable balance de nutrientes: proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas, minerales y agua, indispensable para el organismo de la criatura”. “sus  bondades son bastas, en los primeros 6 meses de vida, lo protege de infecciones respiratorias agudas, reduce el riesgo de desnutrición y contribuye a formar dientes sanos”.
Sin duda son infinitas las ventajas de la lactancia materna, entre ellas podemos también destacar el vínculo —del contacto piel a piel— en el que se transmite el calor necesario para fortalecer el apego mutuo. Recientes investigaciones demuestran que los niños que reciben más atenciones  y afecto, tienen un desarrollo de 10% más de una parte del cerebro llamada hipocampo, que es fundamental para el aprendizaje y la memoria, detalló el neonatólogo.
Una oportunidad para fortalecer el afecto paternal
Aunque la madre es quien amamanta a la criatura, hay circunstancias por las que no puede darle el pecho directamente,  ya sea por algún inconveniente  clínico o por volver al trabajo, en estos casos, puede contribuir de forma activa el padre, desarrollando una relación estrecha con su hijo.
 Para lograr este objetivo puede ayudarse con biberones que contengan chupón peristáltico, el cual ofrece una estructura anatómica parecida al pezón materno (desarrollado por  Pigeon) este facilita una lactancia efectiva, sin que el bebé perciba un cambio brusco y pierda los beneficios nutricionales de la leche materna, indicó el Dr. José Luís Martínez.
Dijo, este momento tan íntimo, en el que papá tiene en sus brazos a su pequeño,  juega un papel decisivo en el crecimiento emocional de su bebé, le otorga confianza e independencia en el proceso del destete.
El aroma y la voz también  tienen un efecto positivo en el amor paterno,  contribuye en su autoestima. La cercanía y el apapacho continuo, tanto de papá como de mamá, promueve la comunicación y el bienestar del pequeño que percibe un ambiente amoroso, puntualizó el Dr. José Luis Martínez, pediatra y neonatólogo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close