Noticias

Estados de ánimo y salud

La risa es buena para la salud, por el contrario, la gastritis, colitis, cáncer, estreñimiento, enfermedades cardiacas, dolor de cabeza y muchos otros padecimientos, son asociados con ira, rencores, estrés o tristeza; Implicando directamente el estado anímico con el sistema inmunológico, así que lo mejor ante una disputa, una irritación o frustración, lo mejor es no “enfermarse” y dejarlo pasar.

Una discusión de media hora con tu pareja puede disminuir la capacidad del cuerpo para sanar por lo menos un día, y en las que habitualmente discuten el tiempo de recuperación se duplica. En el otro lado de la moneda, enamorarse aumenta Factor de Crecimiento Nervioso casi por un año, esto mejora la memoria mediante el crecimiento de nuevas células cerebrales; y el sentirse amado proporciona al cuerpo y a la mente un efecto calmante.

Los efectos del estrés son bien conocidos, nos estropea la memoria, provoca cansancio con mayor facilidad, es causante de depresión y problemas reproductivos; al exponerse a gran estrés durante años, los niveles de glucosa y ácidos grasos aumentan las probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes. Y la risa, por el contrario, relaja los músculos tensos, disminuye la presión arterial y ayuda a aumentar la absorción de oxígeno en la sangre, por lo que reírse incontrolablemente puede reducir el riesgo de ataque al corazón, además de que con la risa también quemamos calorías debido al esfuerzo de los cientos de músculos que se mueven cuando reímos.

Artículos relacionados

Cuando lloramos, realmente manifestamos una emoción negativa, y cuando lo hacemos por razones emocionales hay altos niveles de hormonas y neurotransmisores asociados con el estrés y el propósito del llanto emocional es eliminar los productos químicos de estrés. De tal suerte que, el contener el llanto nos mantiene en un estado de tensión innecesaria, dejándonos desarmados ante la ansiedad.

Las mujeres que reprimen su ira en enfrentamientos tienen el doble de riesgo de morir por enfermedades como ataque al corazón, derrame cerebral o cáncer, pues en esos arrebatos de ira, aunque sólo duren unos minutos, se generan oleadas de adrenalina, tensión arterial y frecuencia cardiaca. Sin embargo, no es necesario  sucumbir ante un arranque de ira, pues sus formas sutiles, como impaciencia, irritabilidad y mal humor, están asociados con la ansiedad, estado de ánimo bajo y al sistema inmunológico deprimido.

Los celos son una de las más poderosas y dolorosas emociones humanas, y de las más difíciles de controlar, los hombres suelen sentir celos ante la competencia sexual, pero los celos de las mujeres son provocados por la sospecha de traición emocional; en ambos casos los celos son una mezcla de miedo, estrés e ira. Al entregarnos a los celos también aumenta la presión arterial, la frecuencia cardiaca y los niveles de adrenalina, se debilita la inmunidad y se genera ansiedad.

El sentimiento de gratitud, por la vida, una pareja o un logro, es todo lo que se necesita para estimular el sistema inmunológico y acelerar la curación en todo el cuerpo. Él amor, la gratitud y la alegría benefician que el organismo secrete oxitocina, que relaja el sistema nervioso, lo que por mueve una mejor oxigenación de los tejidos y por ende la salud de nuestro cuerpo.

Visualizar estados emocionales positivos puede estimular en el cuerpo efectos favorables, pues la mente no hace diferencia entre un estado ficticio y uno auténtico, por lo que al crear vívidamente un estado positivo, se pueden experimentar los beneficios. Mientras más vívida sea la imaginación y el sentimiento más eficaz será el ejercicio.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button