Noticias

Botellas de mezcal pretexto embaucador de funcionarios de Profeco para clausurar restaurante en la Roma

Con tres sellos de clausura, un trato brusco a los comensales y una rapidez impresionante, inspectores de la Profeco clausuraron el restaurante Máximo Bistrot por supuestas irregularidades en el tipo de mezcal a la venta y el sistema de reservaciones.

Argumentando la excusa tramposa de que las botellas de mezcal que se servían en el restaurante de la colonia Roma no cumplían con la Norma Oficial Mexicana (NOM), que indica que el mezcal sólo puede estar elaborado con un tipo de agave, los inspectores de la dependencia iniciaron con el proceso de clausura de uno de los restaurantes más afamados de la demarcación.

Esta NOM establece las características y especificaciones que deben cumplir los usuarios autorizados para producir y/o comercializar la bebida alcohólica destilada denominada mezcal, que entre otras especificaciones, se aplica a la bebida alcohólica elaborada con agaves de las siguientes especies: Agave Angustifolia Haw (maguey espadín); Agave Esperrima jacobi, Amarilidáceas (maguey de cerro, bruto o cenizo); Agave Weberi cela, Amarilidáceas (maguey de mezcal); Agave Patatorum zucc, Amarilidáceas (maguey de mezcal); Agave Salmiana Otto Ex Salm SSP Crassispina (Trel) Gentry (maguey verde o mezcalero); y Otras especies de agave, siempre y cuando no sean utilizadas como materia prima para otras bebidas con denominaciones de origen dentro del mismo Estado.

Artículos relacionados

Tendríamos que analizar siquiera si el mero pretexto era suficientemente poderoso. Sin embargo, esta incomoda historia dio a lugar por capricho de Andrea Benítez, la ahora nombrada “Lady Profeco”, hija de Humberto Benítez, titular de Procuraduría Federal del Consumidor; que tras su visita al concurrido restaurante, empezó a quejarse por twitter por el servicio y armó tremendo alboroto con amenazas de clausura al no obtener la mesa deseada.

A su partida, Andrea Benítez acudió a la dependencia de la que su padre es responsable a pedir la clausura del Máximo Bistrot, ¿con motivo de qué? ¿De no cumplir un capricho? no importa, en el camino se inventan uno. Así, ipso facto llegaron autoridades de la Procuraduría Federal del Consumidor a cumplir la orden de “Lady Profeco”,  quienes encontraron pretexto en las botellas de mezcal y en la falta de un letrero que indicara el tiempo de espera.

Curioso caso cuando hay en operación infinidad de lugares que operan realmente de forma irregular y ofrecen casi sínicamente bebidas “truqueadas” que sin duda no cumplen con la NOM, entre numerosas faltas a la ley y atropellos al consumidor. En este sentido se hace patente que no es lo mismo quejarse siendo Pepe Pérez, que la hija del Procurador.

Y como dicen por ahí, después de ahogado el niño… se disculpan por twitter. Y después del zafarrancho y quedar expuesto en caso en los medios de comunicación y redes sociales, Andrea Benítez ofreció una sentida disculpa en redes sociales y borró cada uno de sus comentarios al respecto. Humberto Benítez no se quedó atrás y emitió una disculpa por el abuso de poder ejercido por su pequeña, “Ofrezco una sincera disculpa a quien haya sido afectado por el inapropiado comportamiento de mi hija Andrea (…) Ella exageró la situación y las autoridades de la Profeco, que dependen de mí, sobrerreaccionaron indebidamente por tratarse de mi hija”, comentó el funcionario.

El tema ha sido uno de los más comentados en redes sociales y ha motivado desde la indignación general hasta los comentarios más mordaces, además de que quedará inmortalizado en la famosa publicidad de guerreros romanos, “guardias, clausúrelo”, lo que ordene “Lady Profeco”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button