Noticias

Club de Periodistas en el Estado de Morelos

Galardonada con el Premio Nacional de Periodismo en El Club de Periodistas de la Ciudad de México, en esta ocasión, la comprometida comunicadora Karla Iberia Sánchez participó en el acto inaugural de El Club de Periodistas del Estado de Morelos; impulsado por una mujer que ha sido un pilar del periodismo en México Celeste Sáenz de Miera.

Artículos relacionados

Conocida por su trabajo documental y de investigación, vale mencionar la trayectoria de la madrina de honor, una mujer emprendedora y de excelencia, ganadora de la Medalla Gabino Barreda por su desempeño en la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios sobre periodismo por The Reuter Foundation en la Universidad de Oxford; sobre documental, medios digitales, democracia y geografía social en la Universidad de Stanford.

Sus cerca de 20 años de experiencia en medios de comunicación y su enorme calidad humana, la convirtieron en madrina ideal para esta magna celebración, en la que se abre un nuevo espacio para quienes luchan cada día por compartir la verdad. Y así, la ejemplar mujer que cubrió la Caída de las Torres Gemelas y el Huracán Katrina, se llenó de emoción gracias al trabajo realizado en favor de los compañeros periodistas, en particular el compromiso de Celeste Sáenz de Miera, palabras que compartimos a continuación:

“De mi pasión como reportera, como digiera el maestro Santa Cruz, que todos los que algún día decidimos en la vida este camino de ser reporteros, estamos hermanados por mucha curiosidad, por mucho amor a nuestro trabajo, pero también  por un esfuerzo probablemente exagerado, en el que dejamos embarrada nuestra vida en el camino, nuestras energías, nuestras familias, nuestras seguridad, nuestro patrimonio.

Y ahí andamos viajando y buscando, para buscar lo que es nuestra pasión en la vida. Supongo que es una preocupación muy profunda de cada uno de nosotros ¿qué va a pasar con nosotros en el futuro? Porque sabemos que si en la mayoría de las profesiones no hay certezas, en ésta menos.

Es una profesión que, no tengo que decirles nada a cualquiera de ustedes, porque además me gusta este salón tan rico de experiencias, en el que está Mouris Salloum que tiene tanto que platicar, Celeste con esa historia y este esfuerzo y esta energía, con ese padre que te inculcó cosas tan buenas; y los compañeros de Campeche y compañeros de Monclova, que es tan bonito, y mi compañera de Morelos, en fin.

Que aquí no hay personas más importantes que otras, aunque algunos tengan más experiencia periodística o académica. A mí me gustaría proponerles, y créanme que es un acto de total sinceridad, que este salón de conferencia se llame Celeste Sáenz de Miera, en honor a ti, porque yo he conocido pocas personas tan generosas, tan otorgadas, tan desinteresadamente amantes del periodismo como tú. Yo noto la concentración y el esfuerzo que es reunir el dinero para sostener a 100 compañeros (Posada del Periodista), que probablemente por andar ejerciendo con muchas ganas el periodismo no pudieron ahorrar, no pudieron hacerse de un seguro, no pudieron conservar una familia y probablemente algunos de nosotros estamos en ese caso.

No vamos a hacer aquí un valle de lágrimas, porque también el periodismo nos ha dado las mejores y más grandes y más inolvidables alegrías de nuestra vida, pero yo te celebro y celebro a Mouris, y les agradezco con el corazón. Estoy conmovida hasta las lágrimas porque hayan pensado en mí, en como dijeran los diputados, en su humilde servidora, para inaugurar este espacio que ojala sea un espacio de reflexión cálida sobre nuestra profesión, pero también de posiciones éticas hacia el futuro.

Y yo creo que a los periodistas todavía nos falta mucho que decir, y el que diga que nuestra profesión está acabada, y que cualquiera que tenga una cámara y que tenga un lápiz y que tenga un micrófono, puede ejercer el trabajo de un periodista que dedica su vida a ver las dos caras de los problemas y a investigarlos y a denunciarlos, pienso que no es cierto. Todavía nos falta tanto que descubrir de este mundo, de los dolores de este mundo y de las cosas destruidas y bien construidas en este país.

Todavía nos falta tanto que legarles a los nuevos reporteros, porque aquí veo que todos son reporteros muy experimentados, así que los invito a que se inspiren aquí. Y festejo mucho, Celeste, que hayas tenido las agallas de poner el patrimonio de tu familia al servicio de los reporteros de México”.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button