Noticias

Predicando con el ejemplo

Para los niños, el padre siempre es un gran héroe. Es el más fuerte, el más listo y el que tiene todas las respuestas verdaderas. A los ojos de los hijos, el papá es un gran protector; la vida es más agradable y divertida si sienten la seguridad que el padre les brinda.

En esta ocasión Dove Proyecto para la Autoestima quiere felicitar a todos los papás en su día y queremos apoyarlos en esta increíble aventura de ser padres para disfrutar al máximo de la convivencia con sus hijos.

Todo niño tiene una admiración innata hacia su padre, nunca los dejan de observar ya que buscan ser como él. De ahí la importancia de dar buenos ejemplos a nuestros hijos.

Pero, ¿Qué es lo que todo hijo necesita de su padre? La Dra. Meg Meeker, pediatra y consejera familiar graduada del Holyoke College de Massachussets nos dice que necesitan tres cosas: su reconocimiento, su cariño y enseñarles a controlarse – “Sin un amor y una disciplina bien equilibrados, los muchachos se sienten perdidos.”

El reconocimiento es cuando el hijo experimenta un sentimiento profundo de aceptación y cariño por parte del padre. Este momento es fundamental en la vida de los niños ya que genera una seguridad en ellos mismos que les ayuda a afrontar los retos de la vida diaria. Es necesario que un padre le diga a su hijo lo mucho que lo valora y respeta. Demostrarles a los hijos que se les quiere tal y como son es esencial en su desarrollo.

Los padres debemos expresar nuestro cariño, no hay nada que eleva más la autoestima de un hijo que el saber que a su padre le gusta estar con él. Pasar tiempo con ellos los ayuda a sacar sus mejores cualidades y fortalezas, a ser menos conflictivos y a estar más satisfechos con ellos mismos. Un papá tiene la gran responsabilidad de prestarle atención a su hijo.

El autocontrol permite establecer límites, especialmente en una época en que los hijos tienden a probar su propia fuerza. El juego es un medio magnífico para lograr este aprendizaje de forma cariñosa. Un padre que juega con su hijo puede enseñarle reglas elásticas pero firmes dentro de un ambiente de seguridad y confianza que se expresa más con hechos que con palabras.

Por último, los valores son los cimientos que forman a un hombre de bien. La felicidad y su éxito en la vida dependen de sus convicciones y su carácter sólido. Enséñale los valores que consideres importantes para la vida y recuerda que él esta observándote a cada momento, por lo que predicar con el ejemplo es siempre lo más efectivo.

“Es un hombre sabio el que conoce a su propio hijo”- William Shakespeare

 

¿Dudas o más información sobre las Guías o de Dove® Proyecto para la Autoestima? Visítanos en: www.facebook.com/DoveProyectoAutoestima Escríbenos a: [email protected]

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button