Noticias

Millet 39 en Benito Juárez viola la ley: Héctor Rojas

En el número 39 de la calle Millet, en la colonia Extremadura Insurgentes se vive un auténtico caso de corrupción y omisión de las autoridades de la delegación Benito Juárez, un proyecto habitacional de la Constructora Rouz que aun violando la ley ha seguido adelante ante los ojos de tres periodos de jefatura delegacional distintos, aunque bajo la misma administración blanquiazul. Al respecto conversamos con Héctor Rojas colono de Extremadura.

¿Cuándo se hizo la primera denuncia del caso Millet 39?

La primer denuncia como parte de los vecinos, fue a finales del 2008, con el Jefe Delegacional German de la Garza, posteriormente y de ahí en adelante se le han hecho diferentes observaciones a los delegados, porque esta obra incumple con los reglamentos, las normatividades y las leyes de construcción, violan el uso de suelo y aparte de todo la construcción es diferente a lo que ellos manifestaron en la misma delegación.

Artículos relacionados

¿En qué va actualmente el caso?

Hoy lo que está sucediendo es que el último acontecimiento, el delegado Jorge Romero nos citó para platicar con él en su oficina sobre una situación que desafortunadamente había surgido en ese predio.

Nos explicó que por un error de la delegación, en la gestión pasada, el entonces director General de Obras, Rigoberto Carmona, omitió contestar en tiempo y forma la negativa de otorgar el Uso y Ocupación de Millet 39, este es un permiso que cuando el constructor termina una obra, le avisa a la delegación y la delegación le expide un permiso donde libera la obra y puede ser usada y ocupada, pueden vender departamentos y con éste pasa a ser de un edificio en construcción a un inmueble de viviendas terminado.

Este señor tenía que haber contestado negativamente, en un tiempo que marca la ley, de tres días, al hacerlo fuera de este tiempo procede lo que llaman Afirmativa ficta, o sea que si no contesta la autoridad una petición que tú haces, en automático se te da el sí, y entonces la constructora, Grupo Constructor Rouz, peleó en tribunales que le dieran el sí, no en una ocasión ni tampoco en dos, sino según nos explica el delegado, en tres ocasiones, la tercera ocasión, obligan al delegado a dar este permiso de Uso y Ocupación al constructor, y con eso ya puede ocupar el inmueble.

millet39a_670104120.jpg

¿Cómo avanzó tanto violando la ley?

Cuando no hay una voluntad por hacer las cosas, la forma más fácil de ser corrupto es ser omiso, y es la omisión justamente la que, por parte del gobierno de Benito Juárez, ha llevado a que pasen muchas cosas y a que se incumplan muchas leyes. Es mucho más fácil decir “ay, perdóname es que yo no me di cuenta hasta ahorita que me están diciendo” o “cuando yo iba a verificar todo estaba en orden”, eso es muy fácil decirlo y no les conlleva a ninguna sanción administrativa. Entonces a base de omisiones y de “hacerse de la vista gorda” como se dice coloquialmente es como en este caso, Millet 39 fue creciendo desde que se tiró un arbolito o dos o treinta, que estaban ahí dentro, hasta que se construyó el departamento número cien.

¿La primera denuncia se hizo antes de los trabajos de construcción?

Sí, era todavía un terreno baldío que se ocupaba como estacionamiento y se rumoraba que lo que querían hacer ahí era un condominio muy grande. Algunos vecinos pidieron al delegado que verificara que esta construcción estuviera en orden, que contara con el permiso de demolición, que tuvieran el permiso para podar o trasplantar los árboles o lo que se tuviera que hacer.

Así, cada paso que daba el constructor, cada paso era señalar con los vecinos, porque se hacía mal y es muy fácil cuando haces mal las cosas te sale más barato. Y así lo han hecho, han hecho todo mal, han puesto en riesgo constante a la ciudadanía, a los vecinos alrededor.

Los que viven colindantes a la obra la han pasado sumamente mal, llegaron a vivir en la miseria, porque los constructores en un ánimo de permanente revanchismo en contra de que levantáramos la voz, fueron capaces inclusive de reventar el drenaje de la calle contigua, y estuvo el drenaje abierto más de seis meses.

¿Y qué acciones ha tenido Protección Civil y la PAOT en cuanto a Millet 39?

Las denuncias en la PAOT (Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del D.F.) se hicieron, a finales del 2009 le exigieron al delegado que demoliera esta construcción, cosa que no hizo. Protección Civil, cada vez que se les hablaba sí iban, pero Protección Civil se divide en dos, hay una que es de la Ciudad de México, y cada delegación tiene su propio departamento de Protección Civil; en este caso el departamento que iba era Protección Civil de la delegación Benito Juárez, mismos que siempre se manejaron igual que el resto de las autoridades, en una evidente colusión para que la obra saliera bien y nunca los sancionaran de ninguna forma.

El constructor fue capaz de tirarle una tonelada y media de tierra en la puerta de los vecinos, por ejemplo, y Protección Civil puso sus líneas amarillas de cuidado pero no pasó de eso, no repercutió en algo que verdaderamente protegiera a los ciudadanos.

Aquí hemos visto cómo todas las diferentes personas que estuvieron trabajando bajo el mando de los delegados, tenían una línea muy clara de hacer las cosas a modo para facilitar que la construcción siguiera, y muestra de ello es que de diciembre de 2008 que se hizo la primera denuncia hasta el día de hoy, casi cinco años después, el edificio no ha hecho más que seguirse construyendo.

¿Quién es el adecuado para cortar de raíz esta situación?

El delegado puede hacerlo. El Jefe de Gobierno puede hacerlo. Los Jueces en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo pueden hacerlo. Yo creo que ahí sí solamente son voluntades y análisis de fondo de las cosas; las omisiones de una autoridad que quiere darle un beneficio en este caso a una constructora, son infinitas, pueden mandar un papel con un punto equivocado y entonces si ese papel podía ser objetado ante un juez, porque le falta ese punto, ya nunca llega el problema a ser analizado de fondo, sino en la pura forma queda perdido, y ésta es una de las omisiones más fáciles de hacer.

Ese tipo de cositas pueden echar abajo un juicio del cual podría depender, por ejemplo, que se ocupe o no se ocupe este edifico.

¿Eso podría pasar con el juicio de lesividad que interpuso Jorge Romero?

Yo espero que no. Pero el juicio que inicia Jorge es para revocar el mismo Uso y Ocupación que él dio.

El juicio de lesividad es un juicio que se inicia para quitarle algún derecho que haya adquirido, en este caso la constructora, a través de un documento oficial; hoy tienen el derecho de Uso y Ocupación, mismo que se lo dio el delegado. El delegado al saber que éste es un permiso de Uso y Ocupación ilegal, inicia él mismo este procedimiento, según lo que nos explica, de lesividad para revocar la orden que él mismo dio.

No está revocando el uso de suelo, no está revocando la manifestación de construcción, él no está iniciando ningún juicio en contra de otra cosa diferente a la orden que él dio. El ejemplo que él nos dijo es que, en el minuto cero él les dio el Uso y Ocupación porque así se lo exigió un juez, y en el minuto uno él mismo inició el juicio de lesividad para revocar este permiso de Uso y Ocupación.

millet39_web_567836026.jpg

¿Todo seguiría igual?

En realidad no. En realidad avanzó la constructora un paso más, porque no estamos igual que antes, estamos ligeramente peor que antes. La constructora pudo dar un paso adelante, si prospera el juico de lesividad que Jorge Romero inicia, si gana la delegación, seguramente la constructora se va a querer ir al amparo. Ésta es la primera vez que se otorga un juicio en este sentido, es el juicio nada más por el permiso de la delegación, del Uso y Ocupación.

¿Cuál sería el posible desenlace?

Los vecinos no queremos esto. La geografía de nuestra colonia va a cambiar radicalmente si este edificio se abre, ha sido tan grande el cambio los últimos años en esta colonia por las diferentes construcciones que hoy te puedes tardar 40 minutos en este tramo, que son no más de 200 metros en la calle de Millet donde está este edificio.

Ahora si le sumas 100 familias más a la mitad de esta calle, imagínate el caos que esto puede llegar a ser, ahí estamos hablando de la movilidad, pero te vas a los servicios básicos como el agua potable que ya está muy escasa, todavía va a escasear más. Con el promedio de habitantes por familia en la delegación que es de casi tres personas, equivale a unas 300 personas que van a estar en forma permanente, o sea 300 baños en la mañana, 600 descargas en el WC, y me estoy yendo muy conservador.

Es un mundo de agua lo que se va a empezar a utilizar y que eso se le va a quitar directamente a los que estamos alrededor, y en una emergencia médica cómo entras a esta calle de un carril y medio que ya es un caos, están generando unas ratoneras que son trampas mortales. Ahí Protección Civil central del D.F. sí tiene que hacer un análisis realmente de fondo, tendría que voltear a ver los proyectos en los que la sobrepoblación deja cualquier zona como una bomba de tiempo.

¿Cuáles serían el peor y el mejor de los escenarios?

El mejor escenario es tan sencillo, es sumamente simple, que es el que perseguimos todos, es que se cumpla la ley, nada más. En ese terreno tendría que haber ocho viviendas, es lo que dice la ley y es lo que dice la PAOT que tiene que haber. Si hubiera ocho casitas u ocho departamentos, ocho de lo que quisieran, ninguna persona hubiera objetado absolutamente nada.

Aunque ese es el mejor panorama, porque se tiene que llegar a la demolición del lugar, pero es una demolición de algo que hicieron mal, aquí el gobierno del distrito Federal tiene que tener mano dura, que ser capaz de ordenar que de demuela una cosa que se hizo violando la ley.

Por el otro lado, el peor panorama sí sería terrible porque definitivamente había un enfrentamiento, si permiten que esa obra se vaya a habitar, los vecinos de esta colonia de Extremadura Insurgentes, seguramente vamos a salir a defendernos como ya lo hemos hecho.

¿Qué hay del gobierno central del Distrito Federal?

El Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, antes de ser Jefe de Gobierno tenía pleno conocimiento de Millet 39, se sabía de memoria el caso, yo quedé absolutamente sorprendido de cómo el Dr. Mancera conocía exactamente el caso de Millet 39, sabía que se tenía que demoler, que se había construido con permisos falsos; y hoy también estoy asombrado de su silencio, de la venda en los ojos que ha tenido, de su nulo pronunciamiento ante este caso y de que no haga nada para ser coherente como con lo que siempre hizo, de tratar de dar un buen ejemplo y de procurar la justicia.

Seguimos esperando que diga algo, que haga algo. No es ninguna sorpresa él lo sabe y lo dijo, por otro lado también todos queremos creer en que el delegado le va a apostar en llegar a la demolición. Desafortunadamente sí existen antecedentes de promesas del delegado Jorge Romero que no ha cumplido, y no podemos confiar con los ojos cerrados que ésta sí la va a cumplir, porque nos prometió que no se va a abrir esta obra, pero ya él ha roto promesas en las que ha empeñado su palabra.

Y es muy simple, nada más que se cumpla la ley, y la ley dice que tienen que demoler Millet 39, no puede pasar un constructor, por más poderoso que sea, por encima de las leyes, porque entonces lo que va a suceder como consecuencia es que la ciudadanía va a empezar a pasar por arriba de las leyes en la escala que pueda. El gobierno tiene que poner el ejemplo, tiene que ser mano firme y mano dura para que las leyes se cumplan.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button