Noticias

Importancia de la Alimentación en el Adulto Mayor

Nutriólogo Horacio Valdovinos Sánchez.

Dentro de los principales factores relacionados con la salud del ser humano se encuentran la alimentación y la actividad física. Y uno de los principales retos en la actualidad, es mejorar el estado de salud y condiciones de nuestros adultos mayores, así como lograr un envejecimiento sano y activo.

Se sabe que en México, el grupo de adultos mayores es la población con mayor tasa de crecimiento, 10 de cada 100 habitantes son adultos mayores y para el 2030 habrá más adultos mayores que jóvenes menores de 15 años.

Artículos relacionados

Es por eso que favorecer un envejecimiento sano y activo en la población, generara grandes beneficios, como la disminución de enfermedades (principalmente crónico-degenerativas), calidad de vida, economía y administración de recursos.

Sabemos que la nutrición es un proceso que inicia desde la selección y preparación de los alimentos, la forma en que serán presentados los mismos  y que determinan la cantidad del aporte calórico en el sujeto, además de los macro y micro nutrimentos que se consumen, la introducción al tracto digestivo que va desde la boca e involucra el saborear y masticar, el paso por el tubo digestivo, el proceso de digestión, que involucra la absorción y metabolismo de nutrientes que puede ser para formación de estructura celular o en la producción de energía necesaria para las funciones propias de las células y el buen funcionamiento del organismo.

Así mismo, se reconoce que el envejecimiento es un proceso natural del ser humano con cambios que se presentan de manera general como una menor actividad física, disminución de la masa magra, cambios en el proceso de digestión y absorción, perdida dental, disminución de papilas gustativas, sequedad de mucosas, dificultad de masticación, reducción en el peristaltismo, disminución de acidez gástrica por atrofia, disminución de absorción de vitaminas y minerales (principalmente de hierro y calcio). Menor producción de lactasa, y estreñimiento. También se pueden presentar cambios en el estilo de vida que se relacionan con una disminución de la movilidad,  aislamiento, cambios en la economía (pobreza), malos hábitos alimentarios y que, además de estos, el adulto mayor puede presentar desinterés por la  comida o por algunos alimentos, creencias y mitos de los mismos, depresión, estos últimos asociados a factores psicológicos.

Es por eso que el conocimiento, comprensión y sensibilización a estos cambios, generara una confianza mayor sobre el proceso de envejecimiento y alimentación en el adulto mayor. Para que en su momento ya sea como adulto mayor, o como familiar, la toma de decisiones sobre el que hacer al respecto sea favorable para obtener un envejecimiento sano y activo en la persona.

Recomendaciones para mejorar la alimentación en el adulto mayor

  • Si se tiene pérdida de piezas o uso de prótesis  dentales. Se debe constatar que no causen ninguna molestia al masticar los alimentos. También se puede hacer una selección de alimentos que favorezcan la masticación. Ejm. (Seleccionar carne más suave o preferir pollo o pescado. Cocimiento de verduras o frutas)
  • Consumir por lo menos la cantidad de 1.5 litros diarios de agua. Disminuir el estreñimiento.
  •  Identificar si existen alimentos que provoquen inflamación o malestar, los cuales se pueden sustituir por otros o cambiar formas de preparación y presentación. Ejemplo (Las leguminosas regularmente provocan gases e inflamación, por lo que dejarlas remojar más tiempo o licuarlas o colarlas beneficiara a la persona y disminuirá estas sensaciones).
  • La menor producción de lactasa, puede provocar un cambio en la digestión de los productos lácteos, por lo que se podría sugerir cambiar a productos deslactosados o de otra fuente de proteína como la soya.
  • Aumentar el aporte de vitaminas y minerales de forma natural, consumiendo más frutas y verduras. Así como también se beneficiará el tránsito intestinal, estreñimiento y disminución de presencia de cáncer colorrectal.
  • Pertenecer a un club o grupo de adultos mayores y realizar actividad física diaria, mejorará el estado de ánimo de la persona.
  • Disfrutar y sociabilizar con los alimentos.
  • Respetar horarios de medicamentos.
  • Practicar el automonitoreo
  • Realizar check up mínimo una vez al año

 

Nutriólogo Horacio Valdovinos Sánchez.

 Especialista en Adultos Mayores y Diabetes.

Certificación Internacional en PNL.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button