Noticias

Reflexión III, “Gracias…”

 

Gracias, gracias, muchas gracias

Por permitirme saber que estás ahí

Artículos relacionados

Por saber que existes conmigo

Por tu presencia y esencia en lo que veo e intuyo

Gracias, gracias; pero…, bien sabes que no soy listo

Explícame más despacio, porque sufro, lloro y río

Porque me das cargas arduas e incomprensibles de llevar

Y no obstante, siempre te evoco con entusiasta gratitud

Ahora mismo, no sé qué decirte ni como hablarte

No sé si me escuchas, ni sé siquiera si me ves

No obstante, si sé que existes, no sé porque

Ni sé porqué me trajiste, ni de dónde llegué

¿Tengo algo que hacer por ti?

¿Soy acaso parte de tu existencia?

¡Dime! ¿Por qué creo conocerte?

Anda dime pues, entenderte en mi incertidumbre ¿es un esfuerzo inútil?

Hazme saber si soy causa de tu albedrio o de tu voluntad

Cuéntame, si saberlo es necesario

¿Soy una parte de ti o de tu ánimo de creación?

O sólo soy un motivo de ser, sin causa ni razón

¿Soy acaso, la explicación de tu existencia?

O tal vez ¿eres tan grande que no te vislumbras?

Pero dime, si soy tan pequeño ¿porqué mis dudas son tan grandes?

Será acaso, porque me hiciste a tu imagen y semejanza

Aclárame, si estoy ya hecho ¿porqué tu voluntad me sigue transformado?

Hacia dónde me llevan tus designios ¿Seré capaz de descifrarlos?

Dime tan sólo hacia dónde voy, si tengo un destino cierto y si podré cumplirlo

¡Cuéntame! eres tu mi propósito de vida, o he de seguir buscando

Como siempre, sé que tus respuestas serán calladas

Y tan bien, que solo yo seré quien las descubra

Y tú invariablemente estarás ahí, advirtiendo indulgente mis imprudentes contradicciones

Motivo por el que ahora te digo, gracias, gracias, muchas gracias

M. en C. Héctor Lugo Salazar

[email protected]

Sección Cultural de Mundo de Hoy

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button