Noticias

Diabetes: Emergencia de salud pública que puede ser controlada

El Día Mundial de la Diabetes, el 14 de noviembre, sirve como una advertencia para los 6.5 millones de personas que viven con esta condición. El total de personas adultas con diabetes podría ser incluso del doble al reportado, de acuerdo a la evidencia sobre el porcentaje de personas que no conocen su condición.

La diabetes es la primera causa de mortalidad en la población adulta en México2 y la esperanza de vida de individuos con diabetes se reduce entre 5 y 10 años, en comparación con un individuo sin diabetes. No obstante este escenario, desde 2001, un tercio de las personas diagnosticadas no sigue las recomendaciones médicas en tan solo el primer año.

La Secretaria de Salud, doctora Mercedes Juan, comentó en el Primer Foro de Diabetes y Obesidad, celebrado el 9 de abril de este año que: “en 12 años hemos duplicado la prevalencia de la diabetes. Por su comportamiento, la diabetes y sus principales factores de riesgo en la población, aunada a la obesidad y a la hipertensión arterial, lo consideramos como una verdadera emergencia de salud pública que tiene que enfrentar el Sistema Nacional de Salud”.

Artículos relacionados

El sistema de salud en México invierte aproximadamente $780 millones USD anuales en la atención de la diabetes tipo II y sus complicaciones4, y el impacto en las personas con la condición, así como en sus familias es incalculable. Por eso es fundamental desarrollar una cultura de control de la diabetes.

La importancia del auto-monitoreo

A pesar de que ofrece una serie de beneficios, el auto monitoreo no siempre se realiza en la vida diaria. Una revisión de los estudios realizados en países de América Latina reveló que sólo el 74 % de los pacientes con diabetes tipo 1 y el 38.5 % de los pacientes tipo 2 son usuarios de medidor de glucosa.

El auto-monitoreo de glucosa en sangre capacita a las personas con la condición a permanecer bajo control glucémico, mejorando su habilidad para detectar hipo/hiperglucemia y así disminuir las preocupaciones de seguridad. También ayuda a  incrementar su autonomía, permitiendo la retroalimentación en tiempo real y los ajustes de la insulina. Además, las personas que usan monitores de glucosa en sangre tienen mayor probabilidad de apegarse al tratamiento.

El  auto-monitoreo de la glucosa sanguínea proporciona datos inmediatos para lo siguiente:

Determinar el patrón de glucemias de la persona y así verificar si está alcanzando  sus  metas de tratamiento y si se está manteniendo dentro de ellas.

Tomar decisiones referentes al ajuste en las dosis de medicamentos o de insulina. 

Apreciar el efecto de la cantidad y tipo de alimento sobre la glucosa sanguínea, con el fin de evaluar la necesidad de hacer modificaciones en la alimentación.

Valorar la respuesta de sus niveles de glucosa al ejercicio físico y de esta manera ir regulándolo.

Prevenir,  detectar, reaccionar  y tratar a tiempo una hipoglucemia o una hiperglucemia, para evitar progresar a estados de descompensación.

Determinar la necesidad de la terapia con insulina en personas con Diabetes Gestacional.

Manejar adecuada y oportunamente cualquier episodio de la condición  inter-recurrente, infección o problemas emocionales severos.

Además del auto-monitoreo, se recomienda seguir una rutina que incluya no solo el monitoreo de glucosa en sangre, sino aspectos ligados al estilo de vida que contribuyan a mejorar los niveles de azúcar y lograr control en la condición.

Cuatro pasos para el control efectivo de la diabetes

Checar: Verificar regularmente el nivel de glucosa

El propósito de medir el nivel de azúcar en la sangre todos los días es obtener información detallada sobre estos niveles en diferentes momentos del día.

Esta información puede ayudar a los pacientes y al personal médico para hacer algunas modificaciones relacionadas con la ingesta de alimentos, la actividad física, los medicamentos y el estrés; ya que son de gran importancia en el tratamiento diario.

Estos momentos de cada día ayudarán a mejorar el control glucémico y a motivar al paciente a tomar medidas para prevenir complicaciones.

Controlar: El control de la diabetes

Controlar la diabetes significa evitar niveles bajos (hipoglucemias), y altos (hiperglucemias) de azúcar en la sangre, y alcanzar un control diabético a largo plazo por medio de un nivel A1C aceptable.

El control de la diabetes se debe hacer con el uso de medicamentos prescritos por el médico, la medición de azúcar en la sangre con regularidad y a través de la búsqueda de información y experiencias sobre el control de la diabetes.

Consumir: La alimentación saludable

Tener una vida con diabetes no significa que las personas ya no pueden probar alimentos sabrosos y mucho menos que la dieta será con alimentos que no “saben rico”.

Para que las personas que viven con diabetes se alimenten bien, es necesario conocer los diferentes grupos de alimentos, el impacto en el nivel de azúcar y el tamaño adecuado de las porciones.

Cuidar: El cuidado del cuerpo y de la mente

Los altos niveles de azúcar en la sangre durante un largo tiempo pueden causar problemas de salud relacionados con la diabetes.

Este alto nivel de azúcar puede dañar muchas partes del cuerpo como el corazón, los vasos sanguíneos, ojos, riñones y extremidades.

Agregar pequeños momentos para el cuidado del cuerpo y de la mente, como la actividad física, pueden significar mucho para reducir el riesgo de problemas de salud relacionados con la condición.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button