Noticias

Cómo evitar enfermedades respiratorias en invierno

Parecería que la función de la nariz es simplemente meter y sacar el aire para llenar de oxígeno nuestros pulmones. Sin embargo, la función de tu nariz va mucho más allá, pues el fundamental para la respiración.

La nariz y los senos paranasales (estructuras internas de la nariz) tienen la importante función de entibiar, humedecer y aminorar la velocidad de entrada del aire que respiramos; así como detener partículas potencialmente nocivas para nuestro organismo.

En la temporada invernal, el aire que respiramos es más frío; por lo que los órganos encargados de la seguridad del aire trabajan más. Una exposición muy prolongada al frío o corta pero intensa, puede rebasar su capacidad funcional, el aire llegar frío a los bronquios y provocar inflamación. Un órgano inflamado es más propenso a sufrir infecciones, como las gripes de invierno.

Debido a la inflamación permanente de algunos órganos respiratorios, las personas que padecen ciertas enfermedades crónicas como asma, rinitis, sinusitis o EPOC, son más propensas a padecer infecciones respiratorias o sufrir complicaciones de sus enfermedades a causa del frío. 

Independientemente de si padeces alguna de estas enfermedades, es necesario que te protejas adecuadamente en esta época. Aquí unas recomendaciones:

1.     Visita a tu médico de manera oportuna para realizarte un chequeo general.

2.     ¡Vacúnate! La vacuna contra influenza es anual y su aplicación puede ser desde octubre, también se recomienda aplicarse la de neumococo para prevenir neumonía.

3.     Si padeces alguna enfermedad respiratoria crónica acude al especialista para que la controle y disminuya o elimine la inflamación. Un alergólogo o neumólogo puede ayudarte a mantener tu salud.

4.     Continúa con el tratamiento que el médico te prescribió, aún si te sientes bien.

5.     Protégete del frío. No es suficiente usar abrigos y chamarras, también debes evitar respirar el aire frío.

6.     Evita el contacto con personas enfermas de gripe o catarro, pues los virus pueden desencadenar una crisis de asma.

7.     Agrega a su dieta frutas y verduras ricas en vitamina C.

8.     Evita en lo posible lugares cerrados como elevadores en los hospitales, por ejemplo.

9.     Evita enfriamientos y bebidas frías o con hielo

10.   Si tienes una crisis asmática, utiliza tu medicamento de rescate como te indicó el especialista.

 

Raúl Sansores, Neumólogo
Jefe del Departamento de Investigación en Tabaquismo y EPOC en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Ismael Cosio Villegas y Vice-Director del Departamento de Tabaquismo de la ALAT (Asociación  Latinoamericana de Tórax).

Carlos León Ramírez, Médico Alergólogo y Pediatra.
Director General del Centro de Asma y Alergia de México y Profesor Titular del Curso Nacional XVI de Actualización en el Tratamiento de las Enfermedades Respiratorias

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close