Noticias

La Esquina del Blues y otras músicas:

Se ha ido uno de los pioneros del jazz mexicano. Nacido en 1945, el pianista y compositor Enrique Nery egresó del Conservatorio Nacional a fines de la década de los 50 y en su juventud colaboró con las orquestas de Pérez Prado y de Pablo Beltrán Ruiz, como un presagio de lo que sería su vida futura, dedicada a un género que en aquellos tiempos resultaba de avanzada en México.


Nunca conocí a Enrique Nery personalmente. Sólo una vez lo escuché en vivo y me gustó mucho. Tuve la fortuna de asistir en 2008 a un concierto en la Sala Nezahualcóyotl de la UNAM, en el marco del Festival Nacional de Jazz. Fue el concierto de clausura del domingo 16 de marzo, en el que también actuaron el Trío de Eugenio Toussaint, Iraida Noriega, Aarón Cruz, Jorge Martínez Zapata de San Luis Potosí y Tino Contreras.

En 2011 vía telefónica lo contacté a petición del gobierno de Zacatecas. Por mi conducto deseaban invitarlo al Festival Internacional de Jazz y Blues que realizan anualmente para que actuara con su trío, en el que participaba Iraida Noriega y Aarón Cruz, o a piano solo, y brindarle un homenaje. Lo que él quisiera. Me externó su entusiasmo. Quería además, visitar el cerro de la Bufa y sobre todo, la tumba de sus padres, quienes descansan en esa ciudad. Sin embargo, las fechas no estuvieron de su parte, pues tenía una actuación en Tamaulipas y una agenda saturada que impedía su presencia en esa ocasión.

Al año siguiente nuevamente me pidieron que intercediera. Desafortunadamente él empezó a estar enfermo. Fueron las primeras veces en que tuvo que ser hospitalizado. Su salud comenzó a tener altibajos y las condiciones no se dieron para volverlo a invitar. Las redes sociales, su familia y amigos comentaban frecuentemente sobre su cada vez más difícil situación, hasta que este domingo 23 de febrero, finalmente se terminó su tiempo en esta dimensión. 

Justo este domingo, en breve charla con el crítico de jazz Antonio Malacara, me comentó que hace algún tiempo empezó a hacerle su biografía, tarea difícil, según relata el maestro: “Cada vez que yo quería profundizar en alguna pregunta que le incomodaba a Enrique, él me reclamaba y me decía que si lo estaba entrevistando o confesando. El caso es que no pudimos avanzar mucho”, señala con pesar por la pérdida de un amigo entrañable. Y seguramente ese libro, cuando se publique, tendrá un final distinto a lo planeado.

En estos días en que los homenajes al maestro Enrique Nery se sucederán con toda justicia, vaya desde estas líneas un saludo cordial y el pésame a sus familiares, a sus amigos, a sus alumnos, y a la comunidad musical de México por la pérdida de un pianista excepcional que en vida recibió en 2011 un reconocimiento del Instituto Nacional de Bellas Artes como pionero del jazz. 

Enrique Nery fue autor y/o colaborador de muchos discos entre los que pueden mencionarse “The new mexican sound of Enrique Nery” (1984), “Ensamble 7/8” (1985), “From Mexico to the world” (1991), “Perseverancia” (1992), a dúo con Cristóbal López, “Contrastes (1994), “Florecitas mexicanas” (2000), “Ambiance (2001), “Solo sessions”, (2002) y “Mexicanista” (2004).

También fue miembro de las agrupaciones Lucifer, la Sociedad Organizada del Sonido y BOS. Tocó en los grupos SuperCarlos, de Carlos García, y Coloso, de Rodolfo Popo Sánchez. A dueto trabajó  con el bajista Guillermo Benavides, y con el guitarrista Cristóbal López y como parte del trío integrado por el contrabajista Agustín Bernal y el baterista Tony Cárdenas. Coordinó talleres de jazz. Trabajó como arreglista de Armando Manzanero, Betsy Pecanins, Eugenia León, Óscar Chávez y José José. Su vida como maestro fue importante y deja un gran legado para la música y particularmente, el jazz mexicano. 
 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button