Noticias

El Instituto Nacional de Rehabilitación Uruguayo se compromete con la diversidad de género

Uruguay

Uno de los objetivos principales del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) es la organización y gestión de las instituciones carcelarias, junto a la la rehabilitación de las personas procesadas y penadas. En este orden, cuenta con una Comisión de Género cuyo objetivo es “contribuir a la resolución  de las inequidades de género presentes a nivel del personal que trabaja en las unidades de internación, así como en la población privada de libertad, incluyendo tanto a varones como a mujeres, para alcanzar el ejercicio pleno de sus derechos”.

Dentro de esta nueva planificación, uno de los temas más postergados y seguramente de los más invisibilizados en cuanto a la población carcelaria, es la situación de las mujeres y hombres transexuales, homosexuales y bisexuales.

Artículos relacionados

¿Cómo contribuir a una mejor convivencia carcelaria? ¿Cuáles son los criterios de clasificación adecuados para alojarlos? Estas fueron algunas de las cuestiones planteadas sobre la mesa en la reunión que las autoridades del INR mantuvieron con el colectivo UTRU (Unión Trans del Uruguay), Ovejas Negras, y el Área de Discriminaciones Múltiples y Agravadas de InMujeres (MIDES). Factores fundamentales para una correcta rehabilitación y posterior reinserción social de las personas privadas de libertad.

La Dra. Juanita Maritán en representación de la Dirección Administrativa del INR, expresó “desde la Comisión de Género estamos analizando, cómo y de qué manera alojar las personas privadas de libertad que sean lesbianas, gays o transexuales, cuál es la mejor forma de alojarlos, en qué tipo de lugares, si hay que tener un tercer tipo de Unidad o un sector específico dentro de las Unidades de hombres o mujeres”.

La histórica reunión significó un paso fundamental en materia en la agenda de derechos de las personas privadas de libertad. Es de singular importancia que se cite a las organizaciones de la sociedad civil para que den su punto de vista y cuenten su experiencia, siendo éstas mismas quienes en primera persona conocen cuál es la experiencia, y de acuerdo a ésta, sus necesidades. Un nexo fundamental para poder reconocer las debilidades y fortalezas y así poder avanzar en la integración y la humanización, dos factores tan buscados y postergados.

El testimonio de Paula

Luego de la histórica reunión, Paula Braga, integrante de UTRU, expresó “Qué día intenso, inesperado. Debo confesar que nunca soñé en mi vida -yo que corría de los militares en la dictadura- que alguna vez desde el Estado me preguntarían, me consultarían sobre una política, un plan. No a mí, sino a nuestra organización UTRU, y eso me enorgullece doblemente, pues a pesar de los palos recibidos, el trabajo prolijo que vamos realizando está siendo reconocido por trabajadores sociales del Estado, por los trabajadores comunes de a pie. Nos preguntan, nos empiezan a tomar en cuenta con nuestras necesidades bien diferentes. (…) Hoy sentada en una dependencia del Ministerio del Interior, con una cédula que me identifica, más que nunca con preguntas que esperaban nuestra respuesta, me sentí contenta, feliz”.

El siguiente paso en este nuevo avance en materia de derechos será visitar la Unidad N° 4 del penal de Santiago Vázquez, para entablar contacto directo con las y los reclusos de la diversidad sexual, para que “conozcan la situación, cuáles son sus demandas y a partir de esa reunión proyectar capacitación, talleres de sensibilización y apoyo económico” expresó Maritán.

Finalmente se estudiarán fundamentos teóricos y la experiencia internacional en la materia, para luego elevar al gabinete del INR cuál es la herramienta adecuada a implementar en una de las poblaciones carcelarias de mayor vulnerabilidad.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button