Noticias

Ocho alimentos contra el dolor crónico

“Ningún alimento puede eliminar de tajo el dolor crónico, pero una alimentación saludable es parte importante de la estrategia para el manejo del dolor”, indica el  médico bariatra David Montalvo Castro, Presidente del Colegio Mexicano de Bariatría (CMB), A.C., y director general de la clínica Be Care Medical Center.

Una dieta adecuada disminuye el aumento de peso, situación que agrava el dolor, también incrementa los niveles de energía y mejora el estado anímico. A continuación ocho alimentos que el especialista recomienda incluir en la terapia para el manejo de dolor crónico:

Granos enteros: ricos en fibra reducen el apetito y ayudan a controlar la masa corporal. Mantener un peso ideal beneficia a quien padece dolor crónico. “Los granos enteros son una buena fuente de magnesio, un mineral que ha demostrado frenar el dolor muscular. Disfrute de una amplia variedad, desde pan de granos enteros hasta arroz integral”.

Artículos relacionados

Salmón: rico en ácido graso omega 3 que elimina el dolor y es una fuente de vitamina D, aliada contra el dolor. Una ración de 100 g de salmón aporta la dosis diaria recomendada de 1,000 U.I. de vitamina D. Si usted es mayor de 60 años consuma 1,200 U.I. diarias”. El salmón “salvaje” de Alaska tiene una mayor concentración de nutrientes que el salmón de criadero.

Aceite de oliva: contiene gran cantidad de polifenoles, antioxidantes que ayudan a inhibir uno de los más comunes mecanismos de producción del dolor en el organismo.

Especias: el jengibre y la cúrcuma tienen cualidades especiales.  El jengibre contiene cuatro sustancias (gingerol, paradol, shogaol y zingerona) que actúan como analgésicos similares a la aspirina o al ibuprofeno. La cúrcuma contiene curcumina, otro miembro de la familia del jengibre que puede cortar el dolor. Consuma té de jengibre y agregue un poco de polvo de cúrcuma a sus platillos diariamente.

Fresas: contienen vitamina C, un antioxidante con propiedades efectivas para calmar el dolor. Estudios aseguran que su consumo frecuente en personas con este padecimiento ven mejoras si experimentan fracturas óseas o alguna cirugía ortopédica.

Ensalada verde: de acuerdo a resultados de una investigación, las espinacas y la arúgula contienen vitamina K que mantiene las articulaciones y huesos fuertes.

Lácteos: El yogur y los quesos no pueden calmar el dolor crónico, pero contienen dos importantes nutrientes y constituyentes de los huesos: calcio y vitamina D. La vitamina D no sólo le confiere resistencia a sus huesos, también es importante en la disminución del dolor crónico, de acuerdo con los hallazgos de algunos estudios.

Vino: El contenido de resveratrol en el vino, uvas y jugo de uva, puede tener un efecto analgésico similar al de la aspirina, de acuerdo con estudios con animales. Se recomiendo tomar una copa diaria para las mujeres y 2 para los hombres, pero no deje de consumirlo también en forma de uvas rojas.

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button