Noticias

Incontinencia Urinaria

La incontinencia urinaria es la pérdida del control de la vejiga que conduce a la fuga involuntaria de orina. Los síntomas pueden variar desde un escape de orina leve hasta la salida abundante e incontrolable de ésta. Puede ocurrirle a cualquiera, pero es más común conforme la edad avanza y afecta con mayor frecuencia a las mujeres. 

La mayoría de los problemas de control de la vejiga ocurren cuando los músculos están demasiado débiles o demasiado activos. Si los músculos que mantienen el esfínter vesical cerrado se debilitan, es posible que tenga accidentes al estornudar, reír o levantar objetos pesados. Esto se conoce como incontinencia de esfuerzo. Esta condición afecta con mayor frecuencia a las mujeres y se relaciona con diversos factores tales como el número de partos, el antecedente de histerectomía y sobrepeso.

Existen diferentes medicamentos que ayudan a mejorar esta condición y se recurre al procedimiento quirúrgico cuando el tratamiento farmacológico ha fallado. Antes de efectuar una intervención quirúrgica es importante realizar un estudio urodinámico, ya que en ocasiones la causa de la aparente incontinencia urinaria es en realidad la presencia de hiperactividad del músculo detrusor que puede dar los mismos síntomas, pero el tratamiento es totalmente diferente.

En la actualidad, el tratamiento quirúrgico más usado por su alta tasa de éxito es la modificación del ángulo

vésico uretral con una malla. Este tipo de abordajes se les conoce como procedimientos de cabestrillo vaginal que puede ser pubovaginal o transobturador. Si los músculos de la vejiga están demasiado activos, es posible que el paciente sienta una fuerte urgencia por ir al baño, aun teniendo poca orina en la vejiga; esto se conoce como incontinencia de urgencia o vejiga hiperactiva. El tratamiento de esta patología es a base de diversos medicamentos anticolinérgicos y antimuscarínicos, cuando estos fallan se lleva a cabo la aplicación de toxina botulínica directamente en el músculo detrusor de la vejiga por vía endoscópica. Recientemente se ha utilizado con gran éxito.

Existen otras causas de incontinencia, como problemas con la próstata y lesiones neurológicas. En los casos de obstrucción prostática severa, lo que ocurre es retención urinaria al grado de que el paciente orina por rebosamiento. La incontinencia de urgencia secundaria al crecimiento benigno de la próstata responde satisfactoriamente en un 70% de los casos con bloqueadores alfa adrenérgicos selectivos tales como la tamsulosina o alfuzosina.

En los casos de vejiga neurogénica lo que ocurre es que la vejiga no se contrae y retiene orina al grado de que el paciente evacua por rebosamiento. Para este tipo de incontinencia el tratamiento consiste en colocar una sonda varias veces al día para vaciar la vejiga. Actualmente existen neuroestimuladores para favorecer que la vejiga se contraiga normalmente.

En los casos de incontinencia total secundarios, sobre todo a procedimientos quirúrgicos radicales (cistectomía o prostatectomía radical), el tratamiento consiste en la aplicación de esfínteres artificiales. El tratamiento depende de la etiología y de la magnitud del problema.

Puede incluir ejercicios simples, medicamentos, dispositivos especiales tales como los cabestrillos o los esfínteres artificiales. El éxito del tratamiento depende de un diagnóstico etiológico adecuado a base de un buen interrogatorio, exploración física y evaluación urodinámica cuando está indicado.

doco_367594759.jpg

* Dr. Arturo Mendoza Valdés

Urólogo, Hospital Médica Sur Fundador de la

Asociación Mexicana de Urología Oncológica y

Coordinador del Programa Científico del Congreso de Urología Oncológica 2014

Este artículo será publicado en la Edición Impresa de LaSalud.mx en Milenio Diario, el próximo 16 de Julio del 2014

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button