Noticias

Comer pescado mejora la calidad de vida del adulto mayor

Estudios recientes han demostrado que comer pescado trae beneficios a largo plazo. En la edad adulta el ser humano tiende a perder materia gris, efecto que este alimento ayuda a revertir.

Alimentarse de pescado horneado o a la parrilla mínimo una vez por semana ayuda a preservar las áreas del cerebro a las que más afecta el envejecimiento. Por medio de imágenes cerebrales se demostró que las personas mayores a una edad de 65 años que consumen con frecuencia pescado tenían un 14% más de materia gris y su memoria mejoraba en un 4%.

El doctor James Becker de la Universidad de Pittsburgh, Pensilvania, comenta que “La presencia de pescado horneado o grillado en la dieta reveló más diferencias del estilo de vida que lo que podría haberse conocido con la determinación de una sustancia biológica”.

Artículos relacionados

“Aun tras controlar otros factores que podrían haber influido en las diferencias en la salud cerebral, el consumo de pescado horneado o grillado se mantuvo con un predictor significativo de un cerebro saludable”, agregó.

Los autores examinaron los datos de un estudio de seguimiento a 10 años en donde se concentraron en 260 personas que habían ingresado sin trastornos cognitivos o demencia; a los 163 participantes que comían pescado horneado una vez por semana o más se los consideró consumidores habituales. Los 97 restantes no consumían tanto pescado.

Se observó que las personas que consumían este alimento de manera habitual, tenían hasta un 4.3% más de materia gris ubicada en el lóbulo frontal derecho, área que está directamente asociada con la habilidad cognitiva y con el hipocampo, el área de la memoria.

En los resultados también se pudo apreciar que el aumento del volumen de la materia gris no parecía estar asociada con los niveles de omega3 en sangre, sino con el consumo de pescado.

“Obviamente, el pescado no le gusta a todos y hay una gran cantidad de la población, por ejemplo, los vegetarianos y los veganos, que no pueden consumirlo”, dijo Becker.

“Pero para muchos otros es posible hacer pequeños cambios, como comer pescado una vez por mes, después dos veces por mes y hasta convertirlo en una o dos comidas por semana”, concluyó.

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button