Noticias

Fundación Carlos Slim entrega reconocimientos a “Héroes por la vida”

Por Iveth Vivas 

En una ceremonia llena de emociones, la Fundación Carlos Slim y el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, Manuel Velasco Suárez, INNN,  entregaron reconocimientos a donadores de órganos y a las personas que forman parte de este proceso como lo son: médicos, anestesiólogos y representantes de diversas instituciones médicas.

El evento contó con la presencia de la Sra. Jimena Serrano de Slim, en representación de la Fundación, así como la directora General del Instituto, la Dra. Teresita Corona Vázquez, el Dr. Miguel Ángel Celis López, director Médico del nosocomio y el Dr. Juan Nicasio Arriada Mendicoa, director de Enseñanza.

Artículos relacionados

Existen elementos para seguir creciendo

En torno al tema de la donación, la directora del Instituto señaló que en la actualidad se cuenta con “el personal, el interés, la infraestructura y la factibilidad para realizar los procesos de donación y procuración en pacientes con muerte encefálica”.

Además, añadió que el trabajo continúa, y en conjunto con la Fundación Carlos Slim, que no sólo brinda apoyo al Instituto en el tema de la donación, brindarán un servicio de calidad. Por ello invita “a la población a sensibilizarse con la donación”.

“Gracias por darme una oportunidad de vivir”

En la ceremonia se entregaron 14 reconocimientos “Héroes por la vida” a familiares de donadores fallecidos, también se otorgó la presea a 15 áreas del Instituto relacionadas con los trasplantes que ahí se llevan a cabo, así como a los directores de cinco hospitales que colaboran con el INNN y a 6 pasantes médicos en representación de 29, que actualmente realizan su servicio social en el área de donación de órganos.

Los “Héroes por la vida” tomaron la palabra y María Elena Furbes Chicas, hermana de Ana María Furbes, donadora después de la muerte, dio una semblanza de quien fuera hermana y quien donó sus una vez que le diagnosticaron muerte cerebral. Sobre ella dijo:

“Ella era noble de corazón, altruista, comprensiva, protectora, solidaria, afectiva y amorosa… Si fuésemos Ana María ella hubiera querido seguir sirviendo como lo hizo en vida… por eso decidimos hacer esa donación”.

En tanto, Constancio Vázquez Contreras, paciente que recibió un hígado en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, Salvador Zubirán, en marzo pasado, aseguró que le dieron una nueva oportunidad de vivir. Además, agradeció a las autoridades de salud, instituciones médicas y a la Fundación Carlos Slim por el apoyo e impulso de los programas de donación, “lo que me hace posible seguir aquí”.

¿Qué representa la estatuilla de Héroes por la vida?

En el evento, la Sra. Jimena Serrano de Slim reconoció la labor de los donadores y aseguró que “los donadores son verdaderos Héroes por la Vida, que salvan vidas. A las familias de los donadores es a quienes tenemos que reconocer de manera especial, ya que gracias a su bondad son los protagonistas de la heroica decisión de salar vidas de quien más lo necesita. Son quienes con valor y, sobre todo, con gran corazón deciden la donación de órganos para que otras personas puedan seguir viviendo”.

Agradeció la presencia de las familias que fueron el hilo conductor de la donación, y “consintieron que otros pudieran vivir. A esas familias, muchas gracias porque hicieron posible que otros continúen con su misión de vida”.

La escultura Héroes por la vida, es un corazón con alas, diseñado por el artista internacional Romero Brito.

El corazón es símbolo de la capacidad de entrega desinteresada  y de la alegría que conlleva donar vidas.

Las alas representan la posibilidad de retomar el vuelo y decir: quien recibe la donación puede continuar con su vida.

sli1_227685756.jpg

Galardonados.

Historias que se hilan

En entrevista para LaSalud.mx, Teresa Prado Ledesma, familiar de un donador después de la muerte, expresó lo que significa para ella y su familia este tema. 

“Nosotros ya teníamos la conciencia de donar. Mi mamá y hermano, que murieron hace algún tiempo, querían donar sus órganos, pero no fue posible”. La madre de Teresa padecía cáncer, razón por la cual sus órganos no fueron viables. Sin embargo, toda la familia estaba consciente de que en un momento determinado serían parte de la gran labor de salvar vidas.

Un suceso inesperado los llevó a comprender el valor de la donación. Una de sus hermanas sufrió muerte cerebral. De inmediato se convirtió en posible donadora de órganos. Con lágrimas en los ojos, y una tristeza evidente, Teresa declaró que lo más difícil de la situación no fue donar órganos, sino la pérdida de su hermana, su ausencia. 

Ahora, ella y su familia saben que seguirán por el camino de la donación porque dice: “Para nosotros saber que después de la muerte hay vida, es lo máximo. Tú puedes lograr darle vida a otras personas, es lo mejor que puedes hacer”.

La realidad superó sus expectativas, asegura Teresa, ya que vivir la experiencia de la donación es completamente diferente a lo que se puede decir de ella. “Al vivirlo, al saber que una persona que tu amas puede dar vida, es lo mejor. Eso es vida. Eso es un regalo”, concluyó. 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button