Noticias

Comisión de Comercio del Senado aprueba dictamen subordinado a los intereses de la Industria Tabacalera

·         El dictamen aprueba ambientes libres de humo de tabaco en todo el país pero da un plazo de 730 días para su implementación: ridículo, opinan organizaciones civiles sobre el plazo.

·         El texto admite excepciones a la prohibición total de publicidad, promoción y patrocinio de productos de tabaco.

·         Exhortan activistas a senadoras y senadores de todos los partidos a que privilegien la salud pública del país.

Artículos relacionados

Ayer un grupo de senadores de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial, encabezada por su Presidente, el Senador Héctor Larios Córdova, aprobó una propuesta de dictamen abiertamente subordinada a los intereses de la industria tabacalera.

En una primera versión del dictamen, circulada hace 10 días, la Secretaría Técnica de dicha Comisión propuso un texto que, aunque no aumentaba los pictogramas, ni incorporaba empaquetado genérico y tampoco prohibía la exhibición del producto en puntos de venta, aspectos cruciales de la iniciativa propuesta por la Senadora Maki Ortíz Domínguez, sí validaba los ambientes libres de humo de tabaco en todo el país, así como la prohibición total de publicidad, promoción y patrocinio, ambos ejes fundamentales del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco. Esta propuesta tenía cierto consenso entre los integrantes de la Comisión, sin embargo el pasado martes todo cambió.

“Aplicando un mecanismo habitual de la industria tabacalera, que modifica repentinamente aspectos sustantivos de una iniciativa para frenar el avance de las políticas, el 7 de octubre se circuló selectivamente un nuevo texto de dictamen con sustanciales garantías para la industria tabacalera, y en detrimento de salud pública del país.”

“La nueva propuesta de dictamen da un plazo extraordinariamente holgado de 730 días para que propietarios, administradores o responsables de establecimientos mercantiles realicen adecuaciones en sus locales, lo que manifiesta complicidad con los intereses de la industria tabacalera y de algunos líderes empresariales que les apoyan. Dos años de plazo para que todo espacio cerrado sea 100% libre de humo de tabaco, da pie a que incluso los establecimientos que hoy no cuentan con esas instalaciones procedan a adaptarlas en espacios interiores. Ese plazo no conlleva una lógica inhibitoria sino permisiva”, explicó Erick Antonio Ochoa, Director de Iniciativas para el Control del Tabaco de la Fundación InterAmericana del Corazón México.

“Es reprobable la decisión de estos legisladores de permitir la publicidad y promoción de productos de tabaco en ámbitos presuntamente exclusivos para adultos, como lugares de diversión o correos personales, a los cuales con frecuencia tienen acceso los menores de edad. Esto viola el plazo de 5 años, considerado en el Convenio Marco para el Control del Tabaco, mismo que se venció en febrero de 2010”, apuntó Juan Núñez Guadarrama, Coordinador de la Alianza Nacional para el Control del Tabaco (ALIENTO).

“En ninguna de las 11 entidades federativas donde se han aprobado legislaciones locales para la protección de ambientes libres de humo se ha dado un plazo tan generosamente cómplice. El plazo máximo, otorgado en Nuevo León, fue de un año. En cambio, la mayoría de las legislaturas estatales ha dado como plazo entre 30 y 90 días. Por si fuera poco, el promedio de plazo en 16 países de América Latina que han aprobado ambientes libres de humo ha sido entre 3 y 6 meses”.

“Otro plazo excesivo que los senadores obsequian a las compañías tabacaleras son los 180 días establecidos en el dictamen para hacer efectiva la disposición que permitirá integrar en las cajetillas de cigarros, pictogramas en las caras anterior y posterior de dichos empaques. Ello muestra que dichos legisladores no han comprendido el mandato del Artículo cuarto constitucional que consagra la salud como un bien supremo a preservar, por encima, cabe añadir, de cualquier interés comercial.  De ahí que debiera por lo menos darles pena legislar en favor de un negocio que enriquece a unos cuantos y perjudica la salud de todos,  de fumadores y de no fumadores”, declaró Eduardo del Castillo Valades, Director de Comunicación, Diálogo y Conciencia (CÓDICE).

Finalmente, Juan Núñez expuso: “en esta decisión colegiada sobre el dictamen hay miopía política, insensibilidad y coincidencia con los intereses de las empresas tabacaleras transnacionales. Buscaremos que distintos sectores de la sociedad expresen su desencanto e irritación por el actuar de legisladores que obstaculizan y posponen legítimas reivindicaciones de salud que benefician a la población”

Los tres activistas exhortaron a senadores y senadores de todos los partidos a que privilegien la salud pública en el país.

SOBRE EL PROCESO PARLAMENTARIO

La iniciativa, presentada en diciembre de 2010 por la Senadora Maki Ortíz Domínguez (PAN), fue turnada a las Comisiones Unidas de Comercio y Fomento Industrial, de Salud y de Estudios Legislativos Segunda.

Las Comisiones de Salud y de Estudios Legislativos Segunda pueden hacer modificaciones al dictamen para regresarla a la Comisión de Comercio, con  el riesgo de que esta última comisión trabe su decisión colegiada.

Una vez que se apruebe por las otras comisiones el dictamen pasará al pleno, en donde se decidirán por votación mayoritaria.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button