Noticias

El crecimiento requiere de emprendimiento y innovación

Por: Luz María de la Mora

Ellas.mx.- Desde los ochenta el crecimiento económico de nuestro país ha sido mediocre e inercial. Aunque vivimos una economía relativamente estable no logramos dar el salto para que nuestros bolsillos reflejen una mayor capacidad de compra.

¿Qué nos está faltando? Sin duda un componente fundamental del crecimiento de un país está en su sector productivo, y particularmente en su sector empresarial. En México al igual que en muchos otros países, 99.8% de las empresas son micro, pequeñas y medianas y generan 2 de cada 3 empleos. Pero su ciclo de vida en la mayoría de los casos es de menos de 2 años debido a que éstas se crean de manera improvisada, con poco o nulo sustento gerencial, financiero, y sobre todo porque hay un profundo desconocimiento del mercado. 

Pero también cabe preguntarnos ¿qué están haciendo bien las empresas que sí sobreviven y prosperan? Hoy en día las empresas que se mantienen y crecen están pensando de manera innovadora, y es precisamente en el emprendimiento y la innovación donde podríamos encontrar la punta de un hilo que nos podría llevar a un ciclo virtuoso de crecimiento, desarrollo y bienestar. 

¿A qué nos referimos con innovación? Innovar no quiere decir adquirir computadoras y equipo o contar con acceso a Internet o utilizar sofisticadas tecnologías para inventar nuevos productos o servicios. Tampoco es poner un satélite en Marte o enviar un cohete a la Luna; innovar implica hacer las cosas diferente y agregar un valor a algo que antes no existía. La OCDE en el Manual de Oslo (2006) define el término innovación como “la implementación de un producto, proceso o práctica de negocio que lleve a una transformación.” Como mínimo, la innovación da un uso más eficiente a los recursos y conlleva la creación de nuevos productos, mercados y consumidores. En breve, innovar es pensar diferente para ofrecer soluciones a necesidades existentes o creadas.

Pero innovación tampoco se equipara a emprendimiento. Podemos tener innovaciones que no estén vinculadas con desarrollos de empresas. El emprendimiento es garantía de crecimiento económico de los países. Pero el emprendimiento con innovación puede ser un verdadero detonador del desarrollo y de mayor bienestar para nuestro país. El gran reto entonces es doble: ¿Cómo se podría hacer de la innovación el motor del emprendimiento? 

En primer lugar, la innovación debe estar en el centro de una política para fortalecer a la planta productiva nacional desde la perspectiva de la educación, la investigación, el sector productivo y el sector gobierno. Esto exige desarrollar políticas que desde el Estado fortalezcan al sector productivo y a la academia tal como lo han hecho todos los países que han logrado altos niveles de desarrollo. Aunque las políticas en cada país difieren, lo que tienen en común son recursos e incentivos para que los empresarios puedan tomar riesgos a partir de conocimiento y valor agregado generado por medio de la investigación y el desarrollo. Y aunque siempre se busca que los proyectos sean exitosos y rentables, también debemos de aprender que en el emprendimiento, el fracaso también es posible y el Estado debe estar dispuesto a considerarlos pues del fracaso bien puede surgir la siguiente idea innovadora que genere grandes efectos multiplicadores. Lo que debemos buscar no es evitar los fracasos sino reducir su costo para aprender y volver a intentar. 

En segundo lugar, hay que tener presente que emprender e innovar no van necesariamente de la mano, hay que hacerlo de manera deliberada. Las innovaciones, no son detonantes del crecimiento a menos que estén correctamente articuladas con el sector productivo. El emprendimiento innovador genera valor agregado, atiende una necesidad en el mercado, crea empleos y tiene las mayores posibilidades de sobrevivir. Pero la experiencia internacional nos dice que apenas 3 de cada 100 empresas que se crean están innovando. Entonces requerimos que la academia, sector público y privado trabajen de la mano para que las innovaciones en bienes y servicios lleguen al mercado y contribuyan a generar mayor crecimiento. 

En tercer lugar, el emprendimiento y la innovación requieren hacer uso del talento humano que tiene el país, donde más de la mitad de la población somos mujeres, estamos rezagadas. Resulta paradójico que, como regla general, en la escuela las niñas tengan un mejor rendimiento académico que los niños, sin embargo, este talento no está llegando al mercado. Estamos desperdiciando un talento humano capacitado para contribuir al desarrollo de la economía mexicana a través de nuestro mercado interno. Según cifras del INEGI, sólo 2.6% de las mujeres en edad de trabajar son empleadoras y hay 1.6 mujeres empresarias por cada 10 hombres. Más aún las mujeres empresarias están operando sobre todo en actividades de servicios de poco valor agregado que tienen un efecto multiplicador bajo en la economía. Las mujeres tenemos visiones diferentes de la forma de hacer las cosas por lo que las empresas que creamos son diferentes y en ocasiones, aún más innovadoras. Resulta fundamental que en México podamos promover a más mujeres en el mundo del emprendimiento y la innovación lo que puede ser una buena inversión con una alta tasa de retorno.

México ha garantizado condiciones macroeconómicas estables, condición necesaria pero insuficiente para crecer y menos para desarrollar el país y reducir desigualdades. Ya está visto que para crecer más, México requiere impulsar su mercado lo que no se hace por decreto sino creando las condiciones propicias para promover inversiones productivas que generen nuevos negocios, empleos bien remunerados y mayor consumo interno. Ello requiere crear condiciones para promover el emprendimiento de la mano de la innovación donde el talento de hombres y mujeres tenga igual oportunidad para desarrollar su potencial. Este puede ser un camino virtuoso hacia un mayor bienestar de nuestras familias y comunidades. Tenemos que atrevernos a emprender y si es por el camino de la innovación seguramente nosotras mismas nos sorprenderemos de los resultados.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close