Noticias

“Mamá estoy [email protected]

Por: Dra. Ma. Eugenia Ibarzábal Avila

Ellas.mx.- Porque uno de cada cuatro niñ@s de 5 a 11 años  y uno de cada tres adolescentes de 12 a 17 años lo padece, aproximadamente 10 MILLONES cursan con sobrepeso u obesidad en México.

Se considera una enfermedad, que aumenta significativamente el riesgo de desarrollar padecimientos crónico degenerativos, como enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus, síndrome metabólico entre otras, lo que se calcula puede disminuir la esperanza de vida hasta en 10 años.

En las mujeres conlleva problemas hormonales que las pueden llevar a atrasar o detener la menstruación, a tener más vello en el cuerpo y en la cara (hirsutismo), además del resto de las complicaciones médicas.

Actualmente la obesidad en los niñ@s tiene un estigma social, con frecuencia son agredidos, desarrollando  una imagen corporal negativa y sufriendo una pérdida de autoestima. El aislamiento social y la baja autoestima crean sentimientos abrumadores de desesperanza en algunos niñ@s, pudiendo condicionar la aparición de síntomas depresivos, perdiendo el interés en las actividades normales, dormir más de lo normal, llorar mucho, o mostrarse irritable; a veces ocultan su tristeza y parecen aplanados emocionalmente. En cualquier caso, la depresión es tan seria como lo es en adultos y requiere de atención profesional especializada, se sabe la depresión es más frecuente en mujeres.

Otro hallazgo es que estos niñ@s tienden a tener más trastornos de ansiedad y menos habilidades sociales que los que tienen un peso sano, en un extremo, estos problemas pueden conducir a conductas disruptivas como robos, retar continuamente a profesores o a padres; en otro, pueden ocasionar aislamiento social. 

El estrés y la ansiedad interfieren con el aprendizaje por lo que es frecuente encontrar que estos niñ@s con obesidad tienen bajo rendimiento escolar, lo que favorece la baja autoestima, el aislamiento social y el bullying escolar (acoso psicológico).

En relación con los problemas de ansiedad, depresión y baja autoestima, los adolescentes con sobrepeso tienen más riesgo de manifestar conductas de riesgo para la salud, incluyendo tabaquismo, uso de alcohol y otras drogas, así como promiscuidad sexual.

Se ha encontrado también una relación entre obesidad infantil y trastorno de déficit de atención.

Además se considera un factor predisponente principalmente en niñ@s para presentar un trastorno de la alimentación como anorexia nervosa, bulimia nervosa y trastorno por atracón en la adolescencia o juventud.

La obesidad infantil y del adolescente es un problema de salud muy complejo que puede impactar todas las áreas del niñ@: física, mental, escolar, social, además predispone a desarrollar enfermedades crónico-degenerativas y disminuir la esperanza de vida, sino se detecta y trata oporunamente.

PORQUE SE PRODUCE LA OBESIDAD EN NIÑ@S?  

Parece una respuesta simple, pero realmente es muy compleja porque tiene un origen multifactorial, son muchos factores los que coinciden para llevar a un niñ@ a padecerla. 

Las causas más comunes incluyen falta de actividad física, patrones de alimentación poco saludables y factores genéticos. En cualquier caso, si los niños consumen más calorías de las que gastan a través del ejercicio y su desarrollo físico normal, suben de peso.

Entre los principales factores de riesgo para que un niñ@ tenga obesidad son:

– Dieta. El consumo regular de alimentos de alto contenido calórico, incluyendo comida rápida, golosinas y comida chatarra, contribuye al aumento de peso.

– Sedentarismo. Los niños sedentarios tienen más probabilidad de aumentar de peso porque no gastan calorías ni realizan actividad física. Las actividades recreativas sedentarias, tales como ver la televisión o jugar videojuegos, las llamadas horas pantalla, contribuyen al problema. 

– Genética. Si en su familia hay personas con sobrepeso, su hijo puede estar genéticamente predispuesto a aumentar de peso, especialmente en un ambiente con disponibilidad de alimentos altos en calorías, en el que no se fomenta la actividad física. 

– Factores psicológicos. Algunos niños comen en exceso para lidiar con problemas o emociones negativas, como soledad, estrés o aburrimiento. 

– Factores familiares/sociales. Las prácticas de alimentación de los padres, la restricción de ciertos alimentos, la presión por comer y la preocupación por el peso, influyen en las preferencias y la conducta alimentaria de los niños.

En casos muy raros (menos del 10%) la obesidad esta  ocasionada por una condición médica, ya sea una enfermedad genética o un trastorno hormonal. Una evaluación médica y algunas pruebas de laboratorio descartarán esta posibilidad. 

En cualquiera se requiere una evaluación integral del niñ@ o adolescente con tratamiento específico para cada uno, los cambios son una responsabilidad de los padres. Los invito a trabajar para tener HIJOS SANOS.

Si desea saber más del tema, le recomendamos el libro: “Mamá estoy [email protected]” por la Dra. Ma. Eugenia Ibarzábal Avila y cols. Manual de prevención de Obesidad Infantil y del adolescente escrito con lenguaje coloquial y por expertos del tema, Ed. Farma Convention tels. 5353-8297 y 5353-7559. Habla y te lo mandan a tu domicilio sin costo adicional. O si tiene alguna duda enviar correo a [email protected]

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close